El consejero delegado de Robert Bosch GmbH, Volkmar Denner, posa delante de un coche para pruebas diésel antes de una rueda de prensa en Renningen, Alemania. Foto: EFE
La actual norma vigente en Europa para vehículos a diésel tiene la denominación Euro 6, que permite hasta 165 microgramos de bióxido de nitrógeno (NOx) por kilómetro.

El presidente del Consejo de Administración de la empresa alemana Bosch, Volkmar Denner, presentó la víspera, en esta ciudad alemana, el prototipo de un nuevo sistema de inyección a diésel, capaz de reducir hasta en siete veces los microgramos de dióxido de nitrógeno por kilómetro para beneficio del medio ambiente.

Cabe mencionar que la actual norma vigente en Europa para vehículos a diésel tiene la denominación Euro 6, que permite hasta 165 microgramos de bióxido de nitrógeno (NOx) por kilómetro. Para 2020, el objetivo es reducirla a 120 microgramos por la misma distancia, por lo que este nuevo sistema creado por Bosch reduce a 13 microgramos de NOx por cada mil metros.

Lo anterior ofrece una menor contaminación ambiental por partículas de diésel para bien de la salud de los habitantes del continente europeo.

Durante una explicación que dio, posterior a la prueba de manejo de este nuevo sistema a representantes de los medios de comunicación, el funcionario de Bosch señaló que “esta es la tercera generación de una plataforma interna de desarrollo independiente para clientes de Bosch”, también utilizada con fines de demostración para otras armadoras.

Detalló que el tren motriz del vehículo de prueba (prototipo) en serie se modificó sustancialmente para cumplir los requisitos que demandará en un futuro la industria automotriz, como es el caso de la capacidad, del consumo de combustible y la electrificación.

Entre las modificaciones técnicas incluyen la reducción del desplazamiento a 1.7 litros, la optimización del turbocompresor, el sistema de inyección de combustible mejorado, así como estrategias de control del motor ampliadas y mejoradas y el tratamiento de gases de escape con filtro de partículas y catalizador SCR.

Volkmar Denner mencionó que la combinación inteligente de la optimización del motor y el tratamiento eficiente de los gases de escape, permiten la puesta en operación de estándares de calidad de aire muy elevados con una técnica de vehículo asequible para las distribuidoras interesadas.

Precisó que el cumplimiento de las normativas de emisiones en condiciones reales de conducción es posible sin perder las ventajas típicas de la tecnología Diésel en lo que respecta al consumo de combustible y las emisiones de CO2 (dióxido de carbono).

Destacó que las condiciones típicas de conducción en Europa (combinación de conducción urbana, rural, en autopista con dinámica parcialmente alta) requieren un tratamiento de escape con catalizador SCR y AdBlue (sistema de depuración de gases en los actuales motores a diésel).

Especificó que el arranque en frío, así como conducir a baja carga y velocidad, puede controlarse mediante una gestión inteligente de la temperatura y un diseño adecuado del sistema de escape.

“Esperamos que la contribución de los modernos motores a diésel Euro 6d a la contaminación del aire sea significativa”, concluyó el también miembro del board de la alemana Bosch, considerada como la empresa número uno en fabricación de autopartes a nivel mundial.