La producción del libro corrió a cargo de la Secretaría de Turismo y la Secretaría de Cultura del Estado de Coahuila. LUIS SALCEDO
Con imágenes de Germán Siller y textos de Patricia Carrillo este libro expone la belleza de los pueblos mágicos de la entidad

Del desierto hacia las montañas y de vuelta al valle, entre construcciones coloniales y vestigios de otras culturas el territorio de Coahuila tiene una amplia oferta turística y cultural que quedó plasmada en el libro “La Magia de Coahuila”, publicado por Ediciones Quintanilla, hecho con la intención de dar a conocer esta riqueza.

El volumen producto de la colaboración entre el fotógrafo Germán Siller y la documentalista Patricia Carillo, quienes recorrieron el estado en busca de las imágenes y las historias que le dan color y magia a sus Pueblos Mágicos.

La producción del libro corrió a cargo de la Secretaría de Turismo y la Secretaría de Cultura del Estado de Coahuila y su presentación se llevó a cabo este lunes en el Centro Cultural Vito Alessio Robles, la cual contó con la participación de autoridades de estos organismos y de la editorial así como de los autores y alcaldes de los Pueblos Mágicos de la entidad, entre otros.

“(En el libro) disfrutarán de los siete Pueblos Mágicos y podremos apreciar sus tradiciones, arquitectura, arte y la hospitalidad de estos sitios coahuilenses”, expresó la titular de la SC, Ana Sofía García Camil.

Por su parte, Guadalupe Oyervides Valdez, Secretaria de Turismo, agradeció también la colaboración entre estas dos instancias de gobierno y comentó que “hoy los coahuilenses nos sentimos muy orgullosos de nuestros siete Pueblos Mágicos […] hoy nos sentimos orgullosos porque han luchado por su denominación, apoyados por el gobernador, los alcaldes y los comités trabajan diariamente para conservar este título y seguir mostrándose como dignos representantes de lo mejor del turismo la norte del país”.

Tras estas palabras la presentación corrió a cargo de Siller y Carrillo, acompañados por Valdemar Ayala de Ediciones Quintanilla, en una amena charla sobre la experiencia de la realización de este libro.

Autores. Germán Siller, fotógrafo y Patricia Carrillo, documentalista sumaron sus talentos en este proyecto editorial.

“Cuando en otros lares presumimos nuestros siete Pueblo Mágicos es común que la gente pregunte la razón de ello; con toda certeza las bellas imágenes captadas por el ojo abusado y sensible del fotógrafo Germán Siller Valadez habrán de responderles”, dijo Carrillo.

“Pero ¿qué son los paisajes y los atractivos turísticos sin la gente que los habita? Bien dice mi maestro de dramaturgia que sin personajes no hay historia. Si bien este maravilloso viaje que emprendimos Germán y yo permitió descubrir paisajes y parajes increíbles también nos permitió conocer más de cerca el carácter y el tezón de la gente emprendedora que en cada pueblo potencia los beneficios que esta denominación trae consigo”, agregó.

Esta situación fue algo que la documentalista recalcó durante la charla, pues el encuentro con los distintos habitantes de Viesca, Arteaga, Múzquiz, Candela, Parras, Cuatrociénegas y Guerrero, aportó mucho a la experiencia y al libro mismo.

Este proyecto, además, supuso un cambio para la realizadora, pues su trabajo se concentró en la realización de los textos, dejando el lado visual en manos de Siller Valadez, aunque para ello utilizó sus habilidades en el género documental, al integrarse en el campo, conocer a la gente, sus historias y tradiciones y llevar todo esto al papel.

Me siento muy orgulloso de poder participar en un proyecto así”.
Germán Siller, autor.

“Me siento muy orgulloso de poder participar en un proyecto así”, comentó Germán Siller, “es un gusto haber recorrido el estado. Creo que en este proyecto logré unificar muchas ideas y muchas cosas que tenía”.

Por su parte, Ayala habló sobre el proceso de la edición del, en el cual Ediciones Quintanilla vertió gran esfuerzo y mano de obra, con varios diseñadores trabajando al mismo tiempo.

LUIS SALCEDO

“Fue un proceso realmente importante, tuvimos que sumar fuerzas, de alguna manera dosificar las cargas de trabajo para hacer posible este producto”, expresó, “les agradezco muchísimo el esfuerzo para hacer posible este trabajo, pero tampoco habría sido posible sin la buena voluntad de la gente, que abrió sus talleres, sus hogares, para de alguna manera mostrar lo que son”.