Equipado. El 5 de agosto el CRIT fue declarado Centro de Recuperación Coahuila Sureste para enfermos de COVID-19.
Algunas personas que ya superaron la enfermedad resienten daños posteriores

Los daños provocados por la COVID-19 no siempre se detienen cuando la persona supera la enfermedad, ya que ésta puede dejar secuelas. Para dar seguimiento a estos pacientes, el Centro de Recuperación de la Región Sureste brindó atención a 127 personas en poco más de 2 meses de operación.

Actualmente el centro cuenta con 6 pacientes en aislamiento y recuperación, mientras que 101 personas han sido dadas de alta por mejoría, otras 11 por alta voluntaria y 9 han sido referidas a otro centro médico, con un promedio de 7 días de estancia.

Entre las afectaciones posteriores que tratan los médicos en el Centro de Recuperación COVID en la Región Sureste, se encuentran secuelas respiratorias y cuadros de neumopatía inflamatoria.

La atención especializada para pacientes con afectaciones pulmonares consiste en diversas actividades físicas, como caminatas por varios minutos, respiraciones diafragmáticas, ejercicios individuales como inflar globos e inspiraciones profundas, todas enfocadas en recuperar la capacidad respiratoria.

Este servicio médico forma parte de las acciones y programas de rehabilitación implementados por la Secretaría de Salud de Coahuila para continuar con la recuperación y control de enfermedades posteriores a la infección por el virus SARS-CoV-2.

La dependencia estatal detalló que en 68 días han brindado atención médica a 61 pacientes con afiliación al IMSS, 47 del Hospital General de Saltillo, 17 del ISSSTE y 2 voluntarios.

Entérese

El Centro de Recuperación de la Región Sureste ha realizado las siguientes acciones:

127 personas han sido atendidas en 2 meses.

6 enfermos se encuentran en aislamiento.

101 personas han sido dadas de alta.

7 días es el promedio de estancia de los enfermos en ese lugar.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.