El Congreso del Estado de Coahuila promulgó una ley respecto al uso de las bosas de plástico y popotes, legislación que está siendo difundida con el fin de sensibilizar a la población sobre los alcances y objetivos

TORREÓN.- En el marco de la entrada en vigor de la Ley de Equilibrio Ecológico que prohibirá el uso de bolsas de plástico y popotes, el próximo 30 de julio se llevará a cabo en la ciudad la Feria de Proveedores para la Industria de Alimentos en Pro del Medio Ambiente.

El Congreso del Estado de Coahuila promulgó una ley respecto al uso de las bosas de plástico y popotes, legislación que está siendo difundida con el fin de sensibilizar a la población sobre los alcances y objetivos.

El director de Medio Ambiente en el municipio, Felipe Vallejo, informó que la feria se centrará en incentivar las alternativas para sustituir los plásticos y desechables por artículos biodegradables en la industria alimentaria.

Señaló que se reunirá a proveedores para ofertar los artículos de mayor uso en la industria de los alimentos, aunque reconoció que el precio de los biodegradables puede ser un poco más elevado, es necesario adoptar una cultura de cuidado al medio ambiente.

“La estrategia es hacer frente al problema del excedente de plástico en la industria alimentaria, reducir su uso, reemplazar y reutilizar”, señaló.

La sede de la feria será el hotel Real Inn, de bulevar Independencia oriente, en donde habrá conferencias respecto al decreto de la prohibición del plástico y se presentará la aplicación de la Canirac para la industria de restaurantes.

Se contará con proveedores de productos alimenticios, al igual que el departamento de Plazas y Mercados del Municipio estará invitando a los vendedores de alimentos en la vía pública, para que también ya no usen plástico en sus empaques.

La chef, Marilú Gidi, explicó que la Canirac está interesada en la Ley de Equilibrio Ecológico y en su servicio a domicilio es donde empezarán a apoyar el nuevo ordenamiento, aunque ya muchos de los socios de esta cámara están cambiando los desechables por biodegradables, pero no es la totalidad.

El dato

Muchos restaurantes entregan comida para llevar en empaques de unicel.

Su uso dura aproximadamente una hora, pero se estima que tarda entre 500 y mil años en degradarse completamente.

Durante su fabricación se emiten otras sustancias contaminantes.