Foto: Vanguardia/Archivo
El presunto fue detenido ayer miércoles en Ramos Arizpe, Coahuila en colaboración con las autoridades del vecino estado

En caso de comprobarse todas las acusaciones en su contra, el hombre que secuestro y privó de la vida al pequeño, Decker Alexander podría alcanzar una pena cercana a los 200 años, afirmó el vicefiscal del Ministerio Público, Luis Enrique Orozco.

El presunto fue detenido ayer miércoles en Ramos Arizpe, Coahuila en colaboración con las autoridades del vecino estado.

“Robo calificado con violencia tiene una pena de cinco años, hasta cinco años y seis meses; por homicidio calificado, que tiene una pena de hasta 50 años  y de secuestro agravado que tiene una pena de hasta 100 años.

Todavía no es el momento de confirmar que este bebé fallecido es aquél que esta persona sustrajo de su domicilio de ser el caso de confirmarse fuera el bebé, por este hecho se habría de replantear la acusación y por este hecho la pena podría ser de hasta 140 años”, detalló el funcionario.

Mencionó que Mario “N”, de 52 años, tenía una relación sentimental con una tía del menor, la cual presuntamente terminó por los abusos físicos del señalado en su contra, pero no existe una denuncia previa anterior.

“Ese rompimiento fue uno de los móviles posibles que habrían generado esa reacción de parte de este individuo de atentar contra el domicilio, allanar el domicilio de las víctimas, privar de la vida a Óscar, un joven de 18 años y amordazar a la madre de este niño, privarla de bienes y finalmente apodarse del bebé y llevárselo”, relató.

Foto: Vanguardia/Archivo

La posible causa de muerte del niño, sin que esto todavía consignado en la carpeta de investigación, es una asfixia por estrangulamiento.

Hasta el momento, se cree que actuó solo sin complicidad de nadie.

“No lo descartamos por supuesto, pero hasta el momento no hay ninguna información que revele una persona distinta”, señaló.

El Vicefiscal expuso que elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) cerca de las 10 de la mañana del miércoles encontraron el cadáver del bebé de sexo masculino cuyas características corresponden al menor Decker Alexander.

“Con alguna información que proporcionaron habitantes del lugar en donde esta persona fue encontrada se continuo con las pesquisas y cerca de las 4:30 de la tarde fue localizada esta persona”, precisó.

Contó que andaba vagando por las rancherías del sitio al no contar con dinero.

“Se encontró a las orillas de la carretera Monterrey-Saltillo, cerca del cruce con la carretera 57”, precisó.

Indicó que después de haber ejecutado el hecho a la madrugada siguiente acudió a su trabajo para pedir el cobro de su salario argumentando la necesidad de dinero por la descompostura de su vehículo.

“Se evadió de aquí del estado de Nuevo León y se pudo haber guarecido en el estado de Coahuila”, expuso.

Con pistas de la gente y en colaboración con autoridades de Coahuila se le busco en Ramos Arzipe.

“Finalmente allá fue localizado y detenido”, puntualizó.

A primera apreciación, compartió Orozco, no se ve que el individuo tenga algún problema mental.

Será a consideración del juez si detecta que no está ubicado en tiempo o espacio que determine exámenes en ese sentido.

"No hay hasta este momento algún dato que revele alguna psicopatía o situación mental de enfermedad", mencionó.