Rafael García del Horno. Foto: Especial
El dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de la CNC, Rafael García, dijo que los apoyos mensuales que ofrece el Gobierno Federal a personas mayores y jóvenes no permiten aumentar el nivel de vida de las familias rurales

Pidras Negras, Coah.- Gran preocupación causó a los productores de granos básicos de todo el país (maíz, frijol, arroz, trigo, oleaginosas) que el Proyecto de Presupuesto de Egresos a ser ejercido en 2020, sufrió una reducción de 30 por ciento, cuando debió ser todo lo contrario, dijo el dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de la CNC, Rafael García del Horno.

Señaló que es necesario que los servidores públicos, diputados y senadores del país sean conscientes de que es imposible reducir los recursos fiscales para el campo, en momentos muy complicados para aumentar la producción de alimentos sin fertilizantes, sin programas de apoyo a la productividad, sin créditos y una comercialización sujeta al agio.

“El campo mexicano requiere inversiones para sacarle jugo a la tierra. Para completarla, este año no llovió a tiempo y muchas cosechas se perdieron”, dijo García del Horno.

Menciono que lo que se espera sin apoyo suficiente, es una dependencia creciente de importaciones de maíz, frijol, arroz, trigo y oleaginosas, carne, leche y huevo.

Añadió que los apoyos mensuales que ofrece el gobierno federal a personas mayores y jóvenes no permiten aumentar el nivel de vida de las familias rurales. Sólo son paliativos para vivir en la miseria, sin perspectivas de combate a la malnutrición y la pobreza.

Califico como muy lamentables que las iniciativas gubernamentales mantengan una tendencia a la desaparición de las organizaciones del campo.

Finalmente el líder campesino hizo un llamado al gobierno federal y a los legisladores, para reflexionar respecto de los precarios recursos destinados al campo mexicano, invitándolos a ver si con un salario mínimo pueden alimentarse de forma satisfactoria, mandar a sus hijos a la escuela, pagar gasolina para su auto, comprar los útiles escolares, ropa para la familia y diversión, como dice la Ley.