Foto: Luis Salcedo
Criticaron la desaparición de fondos para el desarrollo local como el fondo minero Y el programa de pueblos mágicos

Con la Ley de Ingresos federal aprobada en el Congreso de la Unión, el Gobierno Federal y Morena pretenden estrangular las finanzas de los estados y los municipios, aseguró Adrián Herrera López.

El dirigente provisional del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI en Coahuila informó que para 2020, a los gobiernos locales se les destinará 15 mil millones de pesos menos, respecto al 2019.

Consideró que el paquete económico presentado es altamente irresponsable, pues está basado, opinó, en buenas intenciones y no atiende la realidad actual del país.

“Las expectativas de crecimiento para el próximo año son, más que optimistas, ilusorias, pues no están sustentadas en una base real y son contrarias a las estimaciones de especialistas y calificadoras.

Así lo anunció en días recientes Moody´s, que redujo la expectativa de crecimiento del 2020 de 1.5 a 1.3 por ciento, lo cual coincide con las reducciones que semanas antes habían hecho públicas otras instancias como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de México”, apuntó.

Previó que hay una crisis en el horizonte, de la cual culpó a Morena y a sus aliados.

Rechazamos cualquier intento de manipular a los ciudadanos y de convencerlos de que vamos bien y que los errores de hoy, son responsabilidad de administraciones pasadas, subrayó.

CONDENADA AL FRACASO

El dirigente señaló que la Ley de Ingresos aprobada por Morena es el reflejo de una política económica irresponsable y destinada al fracaso, con una recaudación de impuestos voraz que afecta la economía de los que menos tienen.

El poco crecimiento económico con el que se concluirá el 2019 y con el que transitaremos el 2020 será por malas decisiones.

Dijo que las perspectivas sobre producción petrolera y los precios del petróleo son meras fantasías, pues se comprometen recursos que aún no se tienen.

“De cada 100 pesos que el gobierno invertirá en infraestructura, 50 serán para la empresa petrolera y se abandonan otras inversiones públicas estratégicas.