Cuesta arriba. Durante el segundo trimestre se tuvieron cifras en picada para el sector automotriz. | Foto: Especial
Tras un primer semestre complicado por pandemia, los distintos actores del sector consideran que inicia la recuperación, siempre y cuando no haya rebrote

El sector automotriz que durante el primer semestre el año registró una disminución de 40.8% en la producción, 31.9% en la comercialización y prevé una disminución de 24% anual en autopartes, prevé un futuro más alentador salvo que exista un retorno en la pandemia y se volvieran a reducir operaciones.

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albín, dijo que según el pronóstico que tienen para 2020, estarán cerrando con una disminución de 24% ó 23 mil millones de dólares en pérdida de producción.

Sin embargo, añadió que el futuro es muy alentador y el único obstáculo sería un retorno de la pandemia, es decir, que se cerrarán nuevamente los estados y las fábricas en consecuencia y no poder fabricar automóviles y autopartes para abastecer al mercado de EU o que el retorno de la pandemia fuera en Estados Unidos.

El director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas, indicó que la producción, exportación y ventas en junio presentaron una caída de 29.2%, 38.8% y 41.1%; mientras que en el primer semestre la disminución fue de 40.8%, 41.7% y 31.9%, respectivamente.

La situación de la industria automotriz en la región de América del Norte reconoció que no es fácil, es una coyuntura complicada donde el mercado interno está apenas reiniciando la recuperación.

“Está recuperación y reactivación en mucho tendrá que ver con el resultado de las medidas sanitarias que se tomaron y hacia adelante con la forma en cómo sociedad retomemos está nueva realidad, en donde debemos seguir manteniendo atención a las medidas de sanidad, de otra manera tendríamos que volver a reducir operaciones, lo cual desde luego por el momento no visualizamos”, aseguró.

A su vez, el director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales, comentó que en junio se presentó una disminución de 42% con una caída en todos los segmentos y en el cierre del primer semestre la disminución fue de 31.9%.

Destacó que siempre que se enfrenta un problema de liquidez o estructural de crisis económica, existe un mayor impacto en los consumidores de menores ingresos, en ese sector también se refleja un mayor problema de mora en el pago de créditos vigentes.

Finalmente, comentó que la comercialización de unidades en junio fue mejor que las de abril y mayo, por lo que la peor parte en disminución de los vehículos vendidos en México ya pasó.