Enrique Ochoa Reza, diputado del PRI | Foto: Especial
El diputado y secretario de la Comisión de Energía advirtió que el proyecto puede “desbocar” a Pemex y poner a México en aprietos financieros, por lo que pronunció por solicitar informes trimestrales sobre la obra

Al advertir que la refinería de Dos Bocas puede "desbocar" a Pemex y colocar a México en una situación de apremio financiero, el legislador priista Enrique Ochoa confirmó su decisión de proponer a la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados fiscalizar el proyecto y solicitar informes trimestrales sobre tiempos de construcción, costo de inversión, tamaño del proyecto y tecnología.

“El proyecto de la refinería de Dos Bocas, como está planteado, le puede costar el grado de inversión a Pemex, arrojando al país a una situación financiera apremiante; tenemos que sonar las alarmas por el propio bien del gobierno y por el beneficio del pueblo de México”, subrayó el también ex director general de la CFE.

En entrevista con MILENIO, Ochoa se refirió así al anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien declaró desierta la licitación para la construcción de la nueva refinería y confirmó que Pemex se encargará de esa tarea.

El diputado y secretario de la Comisión de Energía en el Palacio de San Lázaro sostuvo que los asesores del Presidente piensan que el mundo puede girar al revés, cuando en los hechos va en dirección hacia las energías renovables y el aprovechamiento eficiente del gas natural, lo que coloca a las refinerías en desuso.

Planteó por ello la necesidad de la Comisión de Energía concentre su atención en ese tema y cada trimestre solicite a Pemex y a la Secretaría de Energía informes sobre los tiempos de construcción, costo de inversión, tamaño del proyecto y tecnología para su funcionamiento.

“El Poder Legislativo tiene la responsabilidad, a través de la Comisión de Energía, de acompañar el proceso que el Ejecutivo ha llevado a cabo sin transparencia: el proyecto no ha sido aprobado por el Consejo de Administración de Pemex, no han hecho públicos los estudios de ingeniería básica, de impacto ambiental, ni los cálculos financieros que acrediten sea posible o rentable; es un proyecto que a la fecha no tiene pies ni cabeza”, remarcó.

Ochoa calificó como “señales de alarma” muy claras que las empresas internacionales invitadas por el propio gobierno federal no hayan podido acreditar la construcción de la refinería en menos tres años y con menos de 8 mil millones de dólares de inversión.

Por lo demás, dijo, “hechos son amores y no buenas intenciones, y en los hechos, ni la secretaria de Energía ni el director de Pemex han hecho una sola refinería, nunca. y aquí el riesgo es muy importante, pues el proyecto de la refinería de Dos Bocas, como está planteado, le puede costar el grado de inversión a Pemex”.