En las calles de Venustiano Carranza y Alejo González 650, se dio el suicidio. Foto: Juan Francisco Valdés
El joven dejó un recado postumo donde explica tener problemas con su pareja

Saltillo.- Un joven con problemas de drogadicción y con su pareja, lo llevaron a tomar la fatal decisión de escapar por la puerta falsa del suicidio al ahorcarse con las agujetas de sus zapatos y lo hizo en la recamara de su domicilio.

Dejó un recado póstumo dirigido a sus hermanos, que lo perdonaran y que tomo esta decisión por la separación de su esposa que se dio hace más de seis años, situación que lo llevó a recaer con las drogas.

Todo ocurrió alrededor de las 7:30 de la tarde del 31 de diciembre, cuando la familia Ramírez Coronado se presentó al domicilio ubicado en Venustiano Carranza y Alejo González 650, para realizar los preparativos de año nuevo.

La sorpresa fue lamentable, a uno de sus integrantes José Ángel Ramírez Coronado, de 28 años de edad, lo encontraron colgado de una roseta eléctrica y uso un par de cintas negras de calzado.

La labor que hicieron fue bajarlo y recostarlo en su cama, con la esperanza que les respondiera alguna palabra, pero según los familiares la mirada era fija y presentaba rigidez, pero aun solicitaron los servicios de una ambulancia de Cruz Roja.

La lamentable noticia consternó a la colonia Nogalera. Foto: Juan Francisco Valdés

Los paramédicos de la humanitaria institución se aproximaron al llamado, solo para informar a los familiares del lamentable fallecimiento y procedieron ocultar el cadáver con una sábana, posteriormente acordonaron el lugar de hallazgo.

Durante el anochecer se aproximaron elementos de la Policía Investigadora, en compañía del personal de servicios periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado, (PGJE) para la recolección de evidencias.

Lo mas destacable fue un recado póstumo, el cual no fue revelado el contenido del texto, solo informaron a la familia que las posibles causas fue problemas con la ex pareja.

Esta versión consterno a los habitantes de la colonia, muchos de ellos no creían la situación, la mayoría acepto conocerlo como un buen trabajador de la albañilería de su situación personal desconocían.

Los restos de José Ángel, fueron llevados a las instalaciones del servicio médico forense, (Semefo) para practicarle la necropsia de ley.