Primero los pobres

CALDERÓN