Especial
“El problema es legal, la legalidad del predio”, aseguró Zárate, quien explicó que el ejido Agua Nueva está en un límite que da con la parte de la colonia La Quinta, un lugar que, según Vecino, es privada y cerrada

Fausto Zárate, gerente de Simas San Pedro, aseguró que el problema de la conexión con los vecinos del ejido Agua Nueva es un problema legal que no le compete a la paramunicipal, sino que tiene que existir una autorización por parte de la dirección de Urbanismo.

“El problema es legal, la legalidad del predio”, aseguró Zárate, quien explicó que el ejido Agua Nueva está en un límite que da con la parte de la colonia La Quinta, un lugar que, según dijeron vecinos, es privada y cerrada.

Vanguardia publicó que un matrimonio del ejido Agua Nueva de San Pedro había encontrado debajo de sus terrenos una tubería del Simas y que cuando quisieron hacer el contrato de agua y drenaje, personal del Simas se negó a conectarlos hasta que solucionen el problema de la tubería.

“La tubería está en terrenos ejidales, tiene más de 30 años, antes no eran propiamente terrenos privados cuando se sacó la tubería, ya ahora se hace el movimiento y hacen título de propiedad para poder venderlo”, explicó Zárate.

Insistió que no es un problema de Simas, sino que se requiere que Urbanismo dé luz verde para hacer las conexiones y ya en entonces se analiza de dónde se tiene que tomar la conexión.

“Si nos dicen que se tiene que conectar, tenemos que buscar la forma de conectarlo a donde urbanismo nos diga, pasa un tubo que es el que abastece a la colonia la Quinta, pero no es un problema de nosotros”, aseguró.