El curador y fotógrafo Javier Rodríguez Limón encabeza el proyecto formativo dedicado a los fotógrafos de Saltillo. Fotos: Vanguardia/Omar Saucedo
20 artistas de la región pulirán sus conocimientos y habilidades durante este taller impartido por el Museo de Artes Gráficas

Desde 2011 el Programa de Fotografía Contemporánea (PFC) ha recorrido varios puntos del país como Monterrey —donde nació—, Pachuca, Ciudad de México, Hermosillo y Tijuana otorgando a los creativos de cada lugar nuevas herramientas para mejorar en su trabajo y ahora es Saltillo la sede de este esfuerzo.

Con el curador y fotógrafo Javier Rodríguez Limón a la cabeza del proyecto viene a cubrir la necesidad de formación para los artistas de la lente de la comunidad, pues hasta este momento los talleres y seminarios impartidos se enfocaron en los artistas visuales.

“El PFC da continuidad a lo empezado ya hace cinco años, con el Diplomado de Profesionalización Artística y el Seminario de Producción aquí en el museo, pero en ellos la fotografía la habíamos tomado como algo que existía pero no le habíamos dado la importancia”, comentó Olga Margarita Dávila, directora del Museo de Artes Gráficas, sede de este encuentro.

El primer módulo, de cinco que habrá se realizó del 9 al 14 de agosto pasados. Limón explicó sobre el resto que “el segundo taller lo dará Gabriel Boils, estrategias de producción artística, el tercero será sobre el archivo digital, a cargo de Miguel Ángel Ortega, el cuarto es un panorama de la fotografía contemporánea en México, con Irving Domínguez y el quinto es un taller de edición donde regreso con una curadora, Patricia Mendoza a editar todo el trabajo”.

Agregó que esta edición es especial, porque normalmente el PFC sólo cuenta con 14 miembros, pero ahora se dio la oportunidad de participar a 6 más. “Pensamos que es una oportunidad y porque hubo respuesta y no suele haber programas así, nos pareció una posibilidad viable”.

La parte a su cargo se trató de un análisis de las propuestas con las que los artistas se inscribieron y “fundamentalmente es establecer un punto de partida para que empiecen a trabajar en el proyecto que van a desarrollar”.

Javier Rodríguez Limón. Fotos: Vanguardia/Omar Saucedo

La dinámica de trabajo de este programa permite no sólo que la opinión de Limón —o de los siguientes talleristas— sea la única presente, sino también la retroalimentación entre el resto de los participantes, lo cual enriquecerá aún más el producto final de cada uno.

“Estoy muy sorprendido honestamente, creo que para empezar es un grupo muy entusiasta, nunca han faltado, y eso es ya mucho decir y yo creo que han discutido con toda libertad crítica, estoy positivamente impactado y creo que será un excelente programa”, comentó Limón.

“Los participantes provienen de lugares distintos”, añadió, “y vienen de formaciones diferentes, hay gente que ya tiene cierta trayectoria, que ya ha estado trabajando en el medio fotográfico, otros, por ejemplo el de Lerdo es un estudiante de sociología pero es un estudioso del arte y viene más bien como al arte conceptual, no tanto a la foto”.

Por su parte, Dávila comentó que una de las razones para elegir a Javier como encargado del PFC Coahuila 2018 fue porque “he visto su desarrollo como docente y formador de una corriente y una profesionalización fuera del centralismo”.

Esta iniciativa es parte de una de las metas de la administración de la Secretaría de Cultura de inclusión de nuevas propuestas y artistas, de crear una comunidad que crezca en tamaño y calidad y en desarrollar una escena cultural que pueda sobresalir por sus valores propios, independientemente de lo que esté sucediendo en la capital, para descentralizar la cultura.

Dávila incluso habló de crear un sentido de lo norteño. “Una de las cosas que necesitamos como Coahuila y a lo mejor empieza en Saltillo, para que vaya caminando, es trabajar en los procesos comunitarios, dándole más forma, más cauce, con gente de un nivel alto”.

Los 20 artistas expondrán el fruto de este esfuerzo en diciembre, una vez termine el proyecto.