Foto: Sandra Gómez
En la conferencia que ofreció hoy en la Universidad Iberoamericana plantel Laguna, manifestó que lo único que ha traído la prohibición son consecuencias no deseadas, que es una violencia desparramada.

Torreón, Coahuila.- La prohibición del uso de la mariguana es un fracaso rotundo, puesto que no hay un solo objetivo que haya cumplido, cuando toda política pública debe medirse por sus objetivos y la verdad que hay más producción, más tráfico y más consumo, aseveró Fernando Belauzarán Méndez, diputado federal por el PRD.

En la conferencia “Camino hacia la legalización de la mariguana”, que ofreció hoy en la Universidad Iberoamericana plantel Laguna, manifestó que lo único que ha traído la prohibición son consecuencias no deseadas, que es una violencia desparramada, porque los únicos beneficiados son los que se dedican a traficarla.

Las drogas por supuesto que son peligrosas, no solo la mariguana, sino otras más, pero la prohibición las hace mucho más peligrosas, además de que no hay un solo caso documentado de muerte por sobredosis de mariguana; en cambio hay drogas más duras que son legales.

Regular no significa liberalizar, no se trata que vayan a tienda y la pueda comprar, sino regular es poner reglas, donde no las hay o que las pone el crimen con el único fin de lucro.

Foto: Sandra Gómez

Vivimos una crisis humanitaria, tenemos una crisis humanitaria, tenemos más desaparecidos que toda la dictadura argentina, en 10 años más de 200 mil muertos y lo más grave es que no vemos la luz al final del túnel, porque no vamos tener mejores resultados si hacemos lo mismo, puntualizó.

La prohibición ha generado que haya plata o plomo, porque ha empoderado a grupos criminales de tal manera que pueden armar ejércitos paralelos, pueden infiltrar al estado, cooptar a las policías, etcétera.

El tráfico de drogas es el negocio más rentable del mundo, aunque en México también tiene el tráfico de armas y la trata de personas.

Belauzarán Méndez retó a cualquier prohibicionista a que mencione un solo objetivo cumplido, un solo logro de esa estrategia; lo mejor es prevenir, que es dar la información a la gente, para que la persona que vaya consumir sepa exactamente qué va hacer, cuál es el potencial daño que se originaría.

El problema es que ha fracaso la prohibición, porque la basan en el miedo, es más, lo dicen muy bonito: la percepción de riesgo, lo que en cristiano significa miedo.

Por muchos años se estuvieron oponiendo incluso a la utilización del uso medicinal la mariguana, era la planta maldita, pero qué bueno que ahora se reconoce que tiene propiedades y usos medicinales y terapéuticos y ahora lo que sigue es que la gente tenga acceso a ella, porque la ley no ayuda a hacerla accesible para tratar muchas enfermedades.

Foto: Sandra Gómez

Todas las drogas generan cierto daño y hay que reducirlo, por ejemplo, el alcoholímetro, es una forma de reducción de daño con alcohol, se protege a terceros, pero puede haber otras importantes de reducción de daño.

Si se regula la mariguana, las madres de familia podrían saber que sus hijos correrían menos riesgo porque no tendrían contacto con una delincuencia que puede ser muy violenta, porque alguien tiene que ir con el  dealer es un comerciante de drogas. Incluso, el cardenal Norberto Rivera, que tiene reumas usa.

Van con el dealer y no solo tiene mariguana y quiere vender todo lo que tiene en el menú, es parte de su negocio. Lo que ha funcionado muy bien en Holanda, es quien va por mariguana, no tenga contacto con sustancias más duras.

No correrían el riesgo de ser extorsionados o acabar en la cárcel. Hay muchos consumidores en la cárcel que no le hacen daño a nadie, a ningún joven lo ayuda metiéndolo a la cárcel.

Asimismo, no tendría contacto con sustancias más tóxicas y tampoco tendrían contacto con drogas más duras. Este es el éxito de los países bajos.

Es totalmente falso que la mariguana lleve al uso de sustancias más duras; no hay ninguna evidencia científica que el consumo hace a la persona propensa a consumir otras cosas.