Éxito. La calle Victoria ha experimentado el cierre al tráfico vial, registrando una asistencia de más de 30 mil visitantes cada domingo.
La catedrática e investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Coahuila señaló que hay casos en otras ciudades en los que los comerciantes se opusieron a proyectos similares y ahora son ellos mismos los que piden se cierren más vías

Luego de que en Saltillo los comerciantes organizados del Centro Histórico rechazaron convertir en peatonales calles céntricas de la capital, la especialista María Eugenia Molar Orozco señaló que si el proyecto sigue “vivo”, autoridades y comerciantes podrían estudiar los casos de éxito en otras ciudades.

La catedrática e investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Coahuila señaló que hay casos en otras ciudades en los que los comerciantes se opusieron a proyectos similares y ahora son ellos mismos los que piden se cierren más vías.

A finales de agosto, VANGUARDIA informó que la calle Victoria sería una de las primeras en ser cerradas como proyecto piloto para utilizarla únicamente como peatonal, según comentara el director del Instituto Municipal de Planeación, Óscar Pimentel González.

Ante esa noticia, los comerciantes del Centro Histórico inmediatamente expresaron su rechazo a tal posibilidad. En este contexto, Molar Orozco manifestó que, por ejemplo, en Tampico en 2002 se anunció un proyecto para convertir en peatonales calles del centro de la ciudad, lo que causó el rechazo del comercio organizado tampiqueño.

 

“Tenían muchísimo conflicto vehicular, demasiada congestión y entonces lo que se empezó a considerar fue platicar con los comerciantes y sí, hubo muchos comerciantes que se negaban”, recalcó.

Añadió que lo que se hizo fue cerrar solo una cuadra de una de las calles como plan piloto, aunado a un cambio en el recorrido de las rutas.

“Y entonces en esa parte se empezó a observar cómo los comercios iban teniendo más densidad peatonal, empezaron a poner exposiciones que eran un ancla, o música y se ponían a bailar, y los comercios que estaban alrededor, restaurantes, tiendas, tenían clientes cautivos y se incrementaron las ventas”, indicó.

Dijo que luego de varios años, ahora son los propios comerciantes los que han solicitado se hagan peatonales más calles.

Señaló que otros casos de éxito de cierre de calles para convertirlas en peatonales son Puebla y Guadalajara.

ANTECEDENTES

En agosto se hizo público un proyecto para convertir en peatonales varias calles del centro.

De inmediato, los comerciantes del centro alzaron su voz en contra.

En Tampico sucedía lo mismo; ahora son los mismos comerciantes quienes piden que más vialidades sean peatonales.

Puebla y Guadalajara son dos casos de éxito para el comercio luego de convertir en peatonales varias arterias.