El Sarape y la estatua del Matlachín podrían ser reubicados

La Comisión de Cultura someterá al Cabildo de Saltillo la reubicación de la escultura monumental del sarape estilizado que se encuentra en el Paseo de la Reforma, antes del distribuidor vial “El Sarape”, y de la estatua del matlachín, ubicada hoy en Victoria y Purcell.

Alberto Leyva, presidente de la Comisión de Cultura en el municipio, informó que en esa dictaminadora se aprobó someter al máximo órgano colegiado municipal una solicitud para cambiar de ubicación a ambas estructuras a algún sitio o sitios, donde visualmente puedan ser más aprovechadas.

“Si Saltillo tuviera un rostro, sin duda alguna estarían en él un sarape y un matlachín”, consideró Leyva.

El regidor informó que han hablado y seguirán hablando con gente de instancias como el Instituto Municipal de Planeación, Desarrollo Urbano y Centro Histórico para definir los puntos más adecuados en los cuales reinstalar ambas obras.

Recordó que en 2011, la ciudad rindió homenaje a ambos íconos de la ciudad, con una estatua y una escultura que “hoy por hoy disfrutan los saltillenses, pero que creemos que pueden potenciarse más y ser valorados en armonía con un paisaje urbano e histórico”.

Añadió que el lugar o lugares que se elijan deben brindarles a ambas obras artísticas el marco adecuado para una mayor riqueza visual y que impacte a un mayor número de personas. 

“Es por eso que en la Comisión de Cultura aprobamos un proyecto para estudiar su posible reubicación”, informó.

Añadió que posibles nuevas ubicaciones podrían ser, por ejemplo, la entrada sur de la ciudad llegando de Zacatecas, para el sarape, y el Ojo de Agua, para el danzante.

Cambios

El Matlachín sería ubicado en el barrio del Ojo de Agua.

El sarape estilizado estaría a la entrada sur de la ciudad, por la carretera a Zacatecas.

José Reyes


José Reyes Quintero. Orgullosamente periodista de VANGUARDIA desde noviembre de 1999, aunque mi incursión en el periodismo se remonta al año de 1988, cuando inicié mi carrera en Monterrey, mi ciudad natal, donde estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UANL. He cubierto desde actividades policiacas hasta deportivas, incluso sociales, siempre en el periodismo escrito.  Actualmente me especializo en temas electorales, políticos, de seguridad y legislativos. Vivo de la palabra y como tal, me esfuerzo al máximo por respetar nuestro idioma.