A dos meses de su designación al frente del Munal, la funcionaria aseguró que durante su gestión apostará por la recuperación de espacios, el impulso del público infantil y el mantenimiento del recinto. | Foto: Archivo
Carmen Gaitán Rojo, directora del Museo Nacional de Arte (Munal), asegura que no replicará actividades polémicas como Salón Munal Baile usado para “atraer nuevos públicos”

A dos meses de que fuera asignada como directora del Museo Nacional de Arte (Munal), Carmen Gaitán Rojo,  dijo a Excélsior que su gestión se apegará a la protección de monumentos históricos, por lo que no replicará actividades polémicas como Salón Munal Baile para “atraer nuevos públicos”, como sucedió con la administración pasada.

Aseguró que se enfocará en la recuperación de espacios, el impulso del público infantil, el mantenimiento del recinto y la búsqueda de recursos de la iniciativa privada para cubrir las reducciones presupuestales.

También adelantó que ya  trabaja en dos grandes exposiciones para este año. Una estará enfocada a las joyas del siglo XX que forman parte del acervo del Munal y otra en torno a Hernán Cortés.

"Continuaré con mi línea de norma y apego a las leyes de monumentos. Yo tengo muchísimo respeto por los monumentos; ése es un valor que tenemos que transmitir dando el ejemplo”, expresó.

Te puede interesar

"Y claro que podemos tener muchas actividades, pero siempre ajustándonos a la norma porque este museo es el baluarte de la identidad nacional y uno debe cuidarlo, preservarlo, y transmitir que no deben maltratarlo ni alterarlo en sus contenidos”.

¿Descartará iniciativas como Salón Munal Baile?, se le cuestionó. “Tendremos muchas actividades académicas y lúdicas para niños. Éste será un museo vivo. Así que nos concentraremos en abrir las puertas del museo para que el público acceda de forma directa al patio de los leones”.

¿Era un área inaccesible? “En realidad el acceso frontal estaba cerrado con cadena, pero yo quiero que cuando entren al museo, se aprecie la magnitud del espacio. Por qué truncarlo con rejas cerradas; hoy las hemos abierto para que todos tengan una visión integral desde la entrada”.

¿Podría hablar de su programa de trabajo? “Vamos a meterle fuerza a los programas de inmersión para niños, para introducirlos en las manifestaciones artísticas y en la manera de ver un cuadro, ayudarles a perder el miedo a las obras. Y para eso he contratado a una pedagoga extraordinaria que se llama Patricia Torres”.

¿Qué exposiciones tiene en puerta? “En mayo vendrá la gran reposición con obras del siglo XX que provienen de nuestro acervo, porque hace casi cinco años que no se expone. Para eso hemos hecho una curaduría con 200 piezas que incluirá obras de David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Diego Rivera, Frida Kahlo… porque el público pide ver los baluartes del arte mexicano, pero resulta que la teníamos viajando”.

¿Tiene nombre la muestra?, se pregunta. “Podría llamarse Esplendor del siglo XX, pero aún lo estamos trabajando.

¿Y sobre los 500 años del arribo de Cortés a México? “Estamos preparando una exposición sobre el encuentro de Hernán Cortés y Moctezuma, con piezas novohispanas que den cuenta de ese momento, y lo haremos con el Instituto de Filológicas de la UNAM, pero aún está en proceso.”.