Niños y adolescentes se manifiestan en Canton

CANTON, EU.- Jóvenes marcharon ayer desde una iglesia católica a la plaza principal de un poblado de Mississippi, en protesta por las recientes redadas migratorias en plantas procesadoras de pollo, en las que cientos de trabajadores inmigrantes fueron detenidos.

A pesar de que el presidente Donald Trump y sus aliados republicanos locales defendieron los operativos, las iglesias están surgiendo como fuentes de ayuda material y espiritual para los migrantes.

En algunos de los templos la respuesta también se está convirtiendo en oposición política.

Niños de la iglesia católica del Sagrado Corazón en Canton, en el estado de Mississippi,  se manifestaron ayer.

Los manifestantes, la mayoría niños, adolescentes y jóvenes, afirmaron que no permanecerán en silencio después de que los inmigrantes fueron detenidos, incluyendo a algunos de sus padres.

Obispos católicos, episcopales, metodistas y evangélicos luteranos de todo Mississippi se han expresado en contra de las redadas y han ofrecido apoyo moral y hasta material a las familias afectadas.

La iglesia de Canton es el puesto de comando de respuesta a los operativos ocurridos en una planta cercana. Además, hay otras iglesias que están brindando apoyo en el condado Scott, en el que se registraron tres redadas más.