Archivo
El rector de la Universidad Autónoma de Coahuila afirmó que el Protocolo para Prevenir, Sancionar, Reparar Violencia y Discriminación no está estancado como lo aseguran las promotoras de la iniciativa de denuncia de la Facultad de Jurisprudencia

Salvador Hernández Vélez, rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, afirmó que el Protocolo para Prevenir, Sancionar, Reparar Violencia y Discriminación no está estancado como lo aseguran las promotoras de la iniciativa de denuncia de la Facultad de Jurisprudencia, y destacó que incluso se les ha brindado apoyo de seguridad a quienes denunciaron acoso y enfrentan un proceso legal contra un joven de la misma institución.

Resguardando su anonimato, las creadoras del movimiento de denuncias en la máxima casa de estudios detallaron que el protocolo ya fue turnado a la Comisión de Reglamentos y éste hizo observaciones en el documento para sus correcciones, por ello no se ha aprobado en Protocolo interno de la Facultad de Jurisprudencia y por ende no se aplica.

“Creo que las víctimas que están haciendo esa declaración están mal informadas porque el 20 de agosto en la reunión de Comisión de Reglamentos se aprobó ese protocolo de Jurisprudencia, pero independientemente de ello hay uno en la Universidad y se está actuando”, aseguró.

Dijo que las dos denunciantes de acoso que señalan a un compañero de la misma Facultad, se acercaron con él recientemente y solicitaron que los vigilantes les dieran apoyo para que el victimario no se les acercara y se respetara la medida cautelar, y se les dio el apoyo.

“Lo hicimos y estamos trabajando con ellas, son dos jovencitas, ellas durante todo el tiempo que están en Jurisprudencia, los vigilantes están al pendiente de ellas, les asignamos una especie de guardaespaldas a las niñas porque no se les puede acercar a quien están denunciando”, afirmó.

De esta forma, detallo que se está actuando en apoyo a las jóvenes, aclaró que el joven señalado fue separado de la institución mientras se lleve a cabo el proceso legal que indicará si es culpable, de serlo así, ellos decidirán las sanciones pertinentes.

“Por ley estamos obligados a que las medidas cautelares se apliquen como corresponden, por eso les pusimos como una especie de guardaespaldas, ellas denuncian a un alumno y aunque está fuera del plantel, el proceso legal no ha terminado”, concluyó.