Causas. La basura acumulada en los canales pluviales provocó que se registraran en la ciudad diversos encharcamientos.
Las lluvias registradas en la semana pasada en Saltillo dejaron como saldo algunas inundaciones y encharcamientos en diversos puntos de la ciudad

Las lluvias registradas en la semana pasada en Saltillo dejaron como saldo algunas inundaciones y encharcamientos en diversos puntos de la ciudad; algunos de éstos son provocados no por el exceso de agua, sino por la cantidad de basura que los ciudadanos arrojan a los canales pluviales donde la Dirección de Obras Públicas Municipales ha encontrado desde escombro, restos de animales muertos hasta juegos de sala completos. 

Martín Nava, director de Obras Públicas Municipales, aseguró que a pesar de que existe un programa permanente en el que constantemente están limpiando las rejillas pluviales, encontraron que no existe conciencia ciudadana porque las personas arrojan la basura al drenaje, lo que provocó que hallaran en promedio hasta 70 metros cúbicos de desechos, lo correspondiente a una tonelada, aproximadamente. 

“No es la cantidad en peso, estaríamos hablando de una de cinco toneladas. El problema es lo que nos tapa las rejillas porque nos encontramos desde bolsas de plástico, papeles, juegos de sala completos, llantas, huesos de animales, ropa, escombro, entre otros artículos que ocasionan que se tapen los canales pluviales”, detalló el funcionario municipal. 

 

Entre los canales pluviales más contaminados se encuentran el denominado La Herradura, uno más ubicado en la avenida Presidente Cárdenas y otro en la colonia Landín, donde el sábado pasado se registraron inundaciones severas por las lluvias y la acumulación de basura. 

“La gente ve que pasa un canal al aire libre cerca de su casa y cuando empieza a llover barren su banqueta, echan la basura al agua que está escurriendo y obviamente no le va a impactar a ella, sino al vecino que vive más lejos, por donde están las rejillas”, explicó. 

En abril pasado, VANGUARDIA publicó que el arroyo que divide las colonias Mirasierra etapa 3 y 4 se ha convertido en un foco de infección por gran la cantidad de basura que hay en el fondo, donde también hay montañas de escombro que arrojan las constructoras en los nuevos fraccionamientos. 

Además, en los vecinos de la colonia Analco —al norponiente de Ramos Arizpe— también han armado un basurero a un costado de sus viviendas donde tiran escombro y desechos porque aseguran que el camión recolector no se lleva todos los desechos.
Seguirán las lluvias