Foto: Archivo
Los proyectos que arrancó el Gobierno estatal, dijo Padilla Flores, son todos necesarios.

Los proyectos de movilidad como el tren ligero Saltillo-Monterrey, y el transporte masivo Ramos Arizpe-Saltillo-Derramadero, presentados por el gobernador Miguel Riquelme al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, son un gran oportunidad para atender áreas de oportunidad como la seguridad, el congestionamiento y ahorros económicos, explicó Everardo Padilla Flores, presidente de la Canacintra Región Sureste.

Los proyectos presentados por Coahuila al próximo Gobierno Federal constan de carreteras, libramientos, hospitales, una presa para evitar inundaciones, áreas deportivas y la movilidad a través del tren ligero y un transporte masivo, el cual viene contenido en el Plan Estatal de Desarrollo como Metrobús Saltillo.

Para el titular de la Cámara de la Industria de la Transformación en la región Sureste de Coahuila, la inclusión de los dos temas de movilidad representan una gran oportunidad para la entidad, porque se resolverían de una vez varios problemas que se enfrentan.

 

TREN LIGERO, UN ACIERTO

En el caso del tren ligero Saltillo-Monterrey resolvería el problema del congestionamiento de la carretera y el peligro de los automovilistas cuando hay lluvia o neblina; el intercambio que hay entre Nuevo León y Coahuila diariamente se facilitaría bastante.

En el caso del transporte masivo de Ramos Arizpe a Saltillo y a Derramadero es algo que también representa una gran oportunidad para la administración estatal porque actualmente un trabajador invierte dos horas en trasladarse de su hogar a su lugar de trabajo, y de regreso es un tiempo similar.

“Es una magnífica oportunidad para viajar con mucho más seguridad de Saltillo a Monterrey. El autobús actualmente tiene la misma problemática que un automóvil”, señaló Padilla Flores.