Foto: Tomada de Internet
Polémico científico calificó de serio adelanto el efecto positivo de la psilocibina en enfermos

Un ex consejero del gobierno británico sobre narcóticos, quien fue despedido después de afirmar que el éxtasis era menos dañino que el alcohol, ha calificado de serio adelanto un estudio según el cual el componente sicodélico de los hongos mágicos puede remediar la depresión severa.

El profesor David Nutt, quien tuvo repetidos desencuentros con el gobierno laborista cuando era presidente del Consejo Asesor sobre el Uso Indebido de las Drogas (ACMD, por sus siglas en inglés), señaló que casi la mitad de 12 personas con depresión tuvieron una remisión hasta de tres meses después de recibir legalmente la droga ilícita psilocibina, que se encuentra en dichos hongos.

Pero el estudio piloto, reportado en la revista Lancet Psychiatry, fue atacado por el neurocientífico Jonathan Flint, de la Universidad de Oxford, quien aseveró: nada en ese documento indica que la (psilocibina) pueda curar la depresión, y sugirió que el resultado podría haber sido causado por el efecto de placebo.

El profesor Nutt, experto en neurosicofarmacología del Colegio Imperial de Londres, fue destituido como presidente del ACMD en 2009 por el entonces secretario de Bienestar Social, Alan Johnson, después de sostener que el tabaco y el alcohol eran más nocivos que el éxtasis, la cannabis y el LSD.

En ese tiempo el profesor Nutt acusó al gobierno de tener un actitud ludista y de confundir al público con relación a las drogas. Su destitución fue criticada por otros destacados científicos, entre ellos el profesor Colin Blakemore, ex jefe ejecutivo del Consejo de Investigación Médica (MRC, por sus siglas en inglés), quien comentó que desalentaría a otros académicos de dar su opinión experta.

En entrevista con The Independent acerca de la investigación con psilocibina, de la que fue coautor junto con el doctor Robin Carhart-Harris, el profesor Nutt expresó: “Creo que es un serio avance. La mitad de las personas entraron en remisión en el curso de una semana y permanecieron así hasta tres meses más. No hay ningún otro medio –fuera de la terapia electroconvulsiva– que tenga un impacto tan profundo en la depresión persistente”.

En el estudio, todos los pacientes mostraron alguna disminución en los síntomas, al menos durante tres semanas. Varios manifestaron una respuesta positiva tres meses después del tratamiento, mientras cinco permanecieron en remisión luego de ese lapso, indicó en un comunicado el MRC, que financió la investigación,

Inquirido sobre las críticas del profesor Flint, Nutt estuvo de acuerdo en que en realidad no han comprobado el efecto, pero añadió: “Tal vez esta sea una nueva era para tratar la depresión. Sí, podría tratarse de un poderoso placebo... (pero) no seamos demasiado pesimistas. Aún no hemos demostrado nada; sólo hemos abierto un nuevo tratamiento potencial muy importante.

(Flint) es buen amigo mío, pero tiene un gran sentido del humor y es bastante cínico. Con frecuencia tiene razón, pero en este caso podría no ser así. El profesor Nutt precisó que el estudio llevó tres años, sobre todo por los estrictos controles en la psilocibina. Pasamos casi todos los tres años en trámites para cumplir las regulaciones, comentó.

La ley me trata como a un traficante de drogas... me vigilan como si fuera un criminal, deploró.

Foto: Tomada de Internet

Explicó que el tratamiento costó unas mil 500 libras por paciente (cerca de 2 mil 200 dólares), mientras que, si la droga no fuera ilegal, probablemente lo hubiéramos reducido a unas 30.

El doctor Carhart-Harris acotó que la psilocibina se administró con las salvaguardas apropiadas. No me gustaría que personas del público pensaran que pueden curar su depresión recolectando sus propios hongos mágicos. Ese enfoque sería riesgoso.

El profesor Flint criticó el estudio en parte porque era de etiqueta abierta, es decir, los sujetos sabían que recibían psilocibina.

Las pruebas doblemente ciegas, en las que ni los investigadores ni los sujetos saben si se está administrando una droga activa o un placebo, se consideran el patrón oro de los experimentos científicos de ese tipo. Dado el diminuto tamaño de la muestra, la naturaleza abierta de la prueba y el gran número de características adicionales no controladas que acompañaron la administración de la droga, sería imposible atribuir eficacia clínica a la droga o determinar si la respuesta fue inducida por el placebo, expuso.

Puesto que la psilobicina ha sido tomada probablemente durante miles de años, el hallazgo de que no es tóxica apenas si es noticia... no hay nada en este documento que indique que pueda curar la depresión.

Necesarios, estudios más amplios

La doctora Louise Jones, jefa de investigación traslacional en el MRC, apuntó: Por ahora no tenemos tratamientos efectivos para la depresión que sufren algunas personas, por lo que necesitamos saber más sobre el posible uso de drogas como la psilocibina para beneficio de los pacientes. El estudio mostró que, con salvaguardas apropiadas, la psilocibina puede administrarse en forma segura a algunos pacientes de depresión resistentes a tratamientos. Ahora será importante emprender estudios que evalúen su función como tratamiento potencial.

El profesor Nutt indicó que ahora intentan obtener autorización para recabar fondos con vistas a una prueba más amplia.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya