Niños, jóvenes y adultos de colonias conflictivas han encontrado en el box un proyecto de vida
Fuerza. Aunque los entrenamientos son duros, los niños no se “rajan”.

Para lograr los sueños, lo indispensable es la voluntad. Niños y jóvenes de la colonia El Álamo descubrieron en el box un proyecto de vida y entrenan todos los días en un gimnasio construido con contenedores metálicos.

A tres años y medio de haber abierto sus puertas el Centro de Arte y Diseño (CAD) de la colonia El Álamo congrega a niños, niñas y jóvenes de la Nueva Jerusalén, Diana Laura, 23 de Noviembre y Rincón de Los Pastores, el imán es el entrenador Ricardo Tovar, quien todos los días a las 18:00 horas les enseña a boxear y defensa personal.

Ya tengo varias peleas y dos cinturones en el seminario, la final es el 3 de octubre. Siempre han dicho que es un deporte de mujeres, pero si las mujeres tienen ganas de salir adelante, claro que se puede, una mujer siempre puede lograr lo que se propone si le gusta”.
Ericka Violeta Herrera García, 18 años.

“Aquí trabajamos Prevención Social. Son colonias populares, aquí les gustan los golpes, el objetivo del CAD fue sacarlos del pandillerismo, de las drogas, de todos los vicios y fomentar todos los deportes. Así son menos propensos a andar en el pandillerismo o agarrar un vicio pronto, son los valores que les da la familia, el estudio y el deporte”, comentó el exboxeador

“Tovar”, como lo conocen todos, es además el único autorizado en la ciudad para fungir como réferi en peleas profesionales, empezó su carrera como boxeador amateur y de ahí el camino lo llevó a lo más alto; ya tiene 22 años impartiendo clases de box.

El objetivo del CAD fue sacarlos del pandillerismo, de las drogas, de todos los vicios y fomentar todos los deportes”.
Ricardo Tovar, exboxeador.

“Me gusta mucho el box. Desde chiquita me gustaba ver las peleas en la televisión y ahora que abrieron el gimnasio decidí meterme. Hay personas que se han convertido en parte de mi familia, parte de ellas es el entrenador. Algunas personas dicen que no es un deporte de mujeres, pero a mi no me importa. Me gustaría llegar a profesional”, dice Isabel Cortés, quien a sus 13 años es una de las más entusiastas en los entrenamientos.

Al lugar acuden niños desde los 7 a los 18 años, cuentan con el equipo indispensable, nada lujoso, pero para ellos es más que suficiente, a ellos no les importa que la lluvia se meta por las uniones del techo, ni que los sacos de box tengan parches de cinta o que el ring esté cubierto con una lona publicitaria.

KOT. El Centro de Arte y Diseño (CAD), además de forjar boxeadores, rescata a los jóvenes del pandillerismo y las drogas.

“Amo el box, me he sentido muy bien, es un arte, me gusta lo que hago. Antes veía mucho box. El lugar está bien porque hay espacio para correr, el único problema es la lluvia. Cuando llueve nos para el entrenamiento, pero el profe nos enseña muchas cosas, como defensa y otras cosas”, platica José Miguel Rodríguez, de 17 años, quien en dos años ha pelado más de 20 contiendas.

DATOS

El Centro de Arte y Diseño se ubica en la colonia El Álamo.

Abrió sus puertas hace tres años.

Acuden niños, jóvenes y adultos de colonias como la Nueva Jerusalén, Diana Laura, 23 de Noviembre y Rincón de los Pastores.

Los entrenamientos inician a las 18:00 horas.

El entrenador es Ricardo Tovar, exboxeador profesional.

Tiene 22 años impartiendo clases de box.