Foto: Unsplash
Las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia se mantendrán y se buscará que la mayor parte de la población se quede en casa, pero sin restringir la movilidad.

El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que México llegará a la fase tres de manera inevitable y será el momento de mayor contagios y muertes por COVID-19 en el país.

El plan de acción del gobierno para contener la crisis contempla tres etapas: la primera cuando solo se tienen casos importados, la segunda al iniciar el contagio comunitario y la tercera cuando la enfermedad ya es una pandemia y se encuentra en la mayor parte del territorio. 

¿Qué medidas se implementarán?

Con la Jornada Nacional de Sana Distancia, se instauró el distanciamiento social y se pidió a las personas permanecer en casa. También se suspendieron las clases y las actividades laborales no esenciales, se cancelaron los eventos de concentración masiva, y se exhortó a la población a mantener prácticas higiene como lavarse las manos constantemente y no saludar de beso o abrazo e informar a las autoridades en caso de presentar síntomas. Además, se puso a su disposición una línea de información y un sitio web sobre el COVID-19.

Al entrar México a la fase tres, se reforzarán las medidas recomendadas desde el 19 de marzo. Además, José Ignacio Santos, Secretario el Consejo de Salubridad General, explicó que se exhortará a la población a acatar las acciones de prevención, pues se ha visto a muchas personas salir a la calle para actividades no esenciales.

“Ha habido inconsistencia en acatar las recomendaciones de sana distancia, lo que buscamos es el acatamiento uniforme de todo el país. Hemos visto que ha habido lentitud en varias entidades”, afirmó el secretario.

López-Gatell explicó que no se podrán implementar restricciones de movilidad más rígidas. “La mitad de la población vive en pobreza. En una economía como la de México uno no puede restringir tanto la actividad social, la actividad económica, porque podría causar un daño irreparable para algunas personas que viven al día”.

También se pondrá en marcha el Plan DN-III para que elementos del ejército y personal médico atiendan a infectados de COVID-19, además de proporcionar equipo, ambulancias y hospitales. 

Sin embargo, el gobierno ya anunció que anticipará las medidas de la fase tres al extender la duración de la Jornada Nacional de Sana Distancia al 30 de mayo y segmentar la movilidad en el país, para evitar que las personas que viven en zonas de baja o nula transmisión viajen a las de un nivel más alto. También se van a regionalizar las medidas de prevención. En áreas con contagios  mínimos se establecerán las de la fase uno y el regreso a actividades será el 17 de mayo.

¿Qué más puedo hacer?

Se recomienda a la población mantener la calma, en especial quienes tienen enfermedades como la diabetes o forman parte del grupo vulnerable, y no difundir noticias falsas. 

Dejar de utilizar joyería o esmaltes, pues el virus puede sobrevivir hasta tres días en plástico o metal. 

Alimentarse sanamente, no comer por ansiedad  y reducir el consumo de bebidas azucaradas, porque alteran el estado anímico. 

Aumentar los cuidados con los alimentos: sanitizar las compras luego de regresar del supermercado, lavar todas las frutas y verduras, y revisar las fechas de caducidad de los productos en casa. 

La infectóloga Jetzamin Gutiérrez también recomienda utilizar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo y recoger el cabello en caso de salir. Durante el trayecto se debe tocar lo menos posible el rostro y utilizar constantemente gel antibacterial, así como mantener la sana distancia. 

Al llegar a casa se recomienda limpiar los zapatos en la entrada con una solución de cloro, cambiarse de ropa y, si es posible, darse un baño.

¿Qué recomienda la OMS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe seis fases durante el desarrollo de una pandemia, a partir de su experiencia con los brotes de influenza. Las etapas 5 y 6 serían el equivalente a la fase tres en México, el momento de mayor contagio y expansión a nivel internacional. Para combatir esta crisis, el organismo recomienda acciones desde diferentes frentes:

Planeación y coordinación

  • Mantener la confianza con la población a través de la transparencia.

  • Tomar las medidas especiales necesarias, como declarar estado de emergencia, y velar por el acceso racional, ético y transparente de los recursos.

  • Coordinar recursos de múltiples sectores para mitigar los efectos de la pandemia.

  • Evaluar si se necesita apoyo externo para satisfacer las necesidades de la comunidad.

Seguimiento y evaluación de la situación

  • Documentar la evolución, propagación, tendencias y repercusión de la pandemia, así como cualquier cambio en las características clínicas del virus.

  • Modificar las definiciones y actualizar los algoritmos para garantizar el diagnóstico, en caso de ser necesario.

  • Vigilar los recursos sanitarios, disponibilidades de trabajadores de salud y de hospitales, así como las reservas de material de laboratorio y capacidad mortuoria.

  • Evaluar la repercusión a nivel laboral, escolar y económico y determinar las medidas de mitigación necesarias.

Reducción de la propagación de la enfermedad

Escala individual

  • Recomendar a las personas con enfermedades respiratorias aislarse en sus hogares y reducir el contacto con miembros de la familia.

  • Disminuir la interacción fuera del hogar.

  • Emitir recomendaciones para el cuidado de enfermos en casa.

Escala social

  • Aplicar el distanciamiento social.

  • Promover la reducción de viajar y evitar el hacinamiento en transporte colectivo.

  • Determinar si se deben cancelar o restringir los eventos masivos.

Medidas farmacéuticas

  • Distribuir los antivirales y suministros médicos, y acelerar los preparativos de campañas de vacunación masiva.

  • Vigilar la seguridad y eficacia de los cuidados médicos y el suministro de recursos.

  • Modificar las estrategias antivíricas y de vacunación en caso de ser necesario y de acuerdo a la información proporcionada por organismos internacionales.

Continuidad de la oferta de atención de salud

  • Aplicar los planes de contingencia y movilizar los sistemas de salud, establecimientos y trabajadores a escala nacional, a quienes se debe entregar equipo de protección personal.

  • Brindar apoyo médico y no médico a pacientes y sus familias en hogares o espacios alternos de ser necesario.

  • Prestar apoyo social y psicológico los trabajadores de la salud, pacientes y comunidades.

  •  Establecer los procedimientos de manejo de cadáveres.

Comunicación

  • Mantener a la población en constante actualización sobre la pandemia, formas de transmisión, gravedad clínica  opciones de tratamiento.

  • Dar información sobre las preocupaciones sociales como los cierres de frontera, escuelas, sobre economía o cualquier tema que genere incertidumbre.

  • Actualizar sobre las posibilidades de atención médica y los recursos disponibles para el autocuidado de las enfermedades.