Protección. Una de las opciones es dejar a la mascota en un asilo, para que ahí lo cuiden. Archivo
El veterinario Alejandro Villalobos aseguró que debido a la cantidad de viajes en los que pasajeros viajaban acompañados de su mascota, algunas líneas aéreas y de autobús comenzaron a establecer protocolos de seguridad para animales

Después del escándalo en redes sociales suscitado por un percance de una línea aérea con un perro y que se volvió viral llegando a trascender en medios nacionales, VANGUARDIA consultó a un veterinario con amplia experiencia para conocer las medidas de seguridad que deben tomar viajeros al trasladarse junto a una mascota. 

El veterinario Alejandro Villalobos aseguró que debido a la cantidad de viajes en los que pasajeros viajaban acompañados de su mascota, algunas líneas aéreas y de autobús comenzaron a establecer protocolos de seguridad para animales. 

Algunas líneas aéreas tienen como requisito para los pequeños viajeros que sean sedados a fin de no alterarse durante el trayecto, medida para la que Villalobos tiene sus reservas. 

De acuerdo con el especialista, cuando uno de los animales que él atiende, es sedado, una de las prioridades de su clínica es mantenerlo en vigilancia con la finalidad de prevenir algún incidente lamentable como una broncoaspiración. 

El estrés al que son sometidos los animales durante un viaje puede poner en riesgo su vida, incluso una de las recomendaciones es evitar vacunar a las mascotas cuando hayan tenido un viaje recientemente; se considera conveniente vacunar a los animales pasados los diez días del traslado. 

Otra de las recomendaciones del especialista es la de colocar en la jaula tiras de periódico a fin de amortiguar la estancia del viajero, esta medida además sirve para guardar los residuos de las mascotas que incluso lleguen a vomitar debido a los mareos producidos por el movimiento. 

...Dejarla en casa

De acuerdo con el veterinario Alejandro Villalobos, la mejor opción cuando hay oportunidad, es dejar a las mascotas en casa, siempre y cuando su dueño se asegure que alguien los visitará mínimo una vez al día. En caso de que no se cuente con una persona que vigile a la mascota, es preferible llevarla a una estancia para animales las cuales cobran como mínimo 100 pesos por día. Incluso diciembre es una de las temporadas más altas para los asilos debido a la cantidad de fuegos artificiales que suelen ser explotados en la calle, esta acción orilla a los dueños a recurrir a un lugar seguro para ambas partes. En una anécdota compartida, algunos perros han llegado a ponerse tan nerviosos ante el ruido de las explosiones que estrellan ventanas, vidrios o dañan muebles de las casas debido a su descontrol, esto ha llevado a Villalobos a realizar cirugías de urgencia. Para los dueños que no puedan llevar a sus mascotas a un asilo o desconozcan cómo ayudar a su perro en una situación de crisis, el veterinario recomendó que los dueños sujeten, sobre todo a los canes, con una sudadera a su alrededor y permanezcan a su lado para intentar mitigar sus nervios.