El lanzador monclovense ha tenido pésimas salidas y en Kansas City parecen perder la paciencia

Si hubo quinto malo para Joakim Soria. Ayer por la noche salió al montículo y fue el culpable de una derrota más para los Royals de Kansas City, el equipo que lo contrató para ganar los juegos.

El monclovense ha tenido pésimas salidas en las últimas semanas y se ha reflejado en el rendimiento del equipo. Sus lanzamientos no han sido certeros y la prensa comienza a pedir su cabeza.

El mánager de los Royals, Ned Yost ya fue cuestionado sobre la situación del coahuilense y cuando le preguntaron sobre si podía ser utilizado de forma diferente el dijo que su bullpen era muy delgado y sería complicado moverlo.

Ayer Soria permitió tres de los cuatro imparables que dieron los Rays durante su único inning en el montículo.

Tenía el juego ganado 2-0, él tenía la tarea de conservar la ventaja pero no lo logró.  

Pero Soria dice que ha relizado buenos lanzamientos, tiene 4 victorias y ayer echó a perder la tremenda labor del abridor Ian Kennedy que había permitido un inning en 6 entradas.

En la temporada baja, Soria firmó por 3 años y 20 millones de dólares que reforzarían el bullpen que había perdido a Greg Holland y Ryan Madison.

El bullén de los Royals ahora es el quinto en efectividad en la Liga Americana después de que era el primer lugar en la temporada pasada.

El momento de mostrar la cabeza fría está ahí, Joakim Soria tiene las habilidades para salir del bache pero necesita mejorar sus lanzamientos o podría ser el fin de su carrera en Grandes Ligas.