Fotos: Especial
Los ladrones la tienen fácil: millones de casas sin una sola medida de seguridad. La vivienda sigue siendo tu principal inversión y, sin embargo, te preocupas muy poco a la hora de protegerla de posibles robos

Además del daño psicológico –la sensación de vulnerabilidad e impotencia de que alguien entre en tu casa– o físico –en caso de agresión–, se encuentra el perjuicio económico. Muchos son los hogares que carecen de medidas de seguridad.

Las técnicas de robo de los ladrones se han sofisticado y el tiempo de permanencia en la vivienda se ha reducido significativamente.

¿Cuáles son las técnicas más habituales?

Destaca la utilización de marcadores en las casas, método con el que averiguan cuando no hay nadie en el domicilio. La estrategia que usan de forma habitual consiste en la colocación de un plástico o papel doblado entre el marco de la puerta principal de la vivienda. Lo dejan durante varios días y regresan para comprobar qué viviendas mantienen esa marca. También es bastante frecuente la intrusión mediante el ‘método del escalo’ por las fachadas en bloques de pisos o la caracterización de personal de servicios (agua, gas, repartidores, etc.).

¿Qué roban?

Van por efectivo, joyas y aparatos electrónicos ligeros y de fácil venta en el mercado negro. 

¿Cuándo roban?

Los lunes y viernes son los dos días de la semana preferidos por los ladrones para cometer robos en los hogares. 

Puertas seguras

La primera intención y también la más sencilla, será entrar por la puerta. La mejor opción: la puerta blindada, lo que traducido al lenguaje de los cacos significa difícil de violar y, por tanto, aborto de sus intenciones. 

Como complemento a la puerta, elige una buena cerradura. Las puertas blindadas con diseños vanguardistas y elegantes, son una herramienta más para instituciones, hogares, empresas, etc.

La fabricación de puertas automáticas y ventanas blindadas son opciones que cumplen con los más estrictos estándares de calidad. Además los fabricantes ofrecen la asesoría técnica que cada cliente requiera para poder cubrir con sus necesidades de acabados para la construcción de la manera más adecuada.  

Ventanas de difícil acceso

Si la puerta se resiste, entrarán por las alturas. Si estás pensando en cambiar las ventanas, los materiales más recomendados son el PVC y el aluminio. Por otro lado, existen en el mercado ventanas antirrobo dotadas de herrajes de seguridad, cierres especiales y manillas con bloqueo.

SEGUROS Es necesario tener ciertas rutinas de seguridad y seguirlas a diario para evitar sustos.

Persianas

No hay que olvidar que las persianas te proporcionan también protección. Las más recomendadas son las autoblocantes. Además, si posees persianas eléctricas te serán muy útiles en estas ocasiones, ya que puedes programarlas para que se eleven de día.

Un pequeño aparato de gran utilidad

Un temporizador o simulador de presencia puede ser una buena solución si no tienes a nadie que acuda a tu casa a subir y bajar las persianas o a encender aparatos eléctricos para aparentar que el hogar está ocupado.

Es necesario tener ciertas rutinas de seguridad y seguirlas a diario para evitar sustos. Cierra la puerta con llave y no comentes en redes que trabajas mucho.

Y si entran... saltará la alarma

>Una alarma puede terminar de arruinarles el plan. Aunque no los detendrá, pondrá en alerta bien a todo el vecindario, bien a la policía. Existen distintos tipos pero el funcionamiento suele ser similar. Cualquier elemento extraño será recuperado y enviado a la central a la que estás conectado, que avisará a la policía. Las más sencillas únicamente emitirán un continuo y llamativo pitido que alertará a quienes se encuentren en los alrededores. 

REVISA y actualiza las cerraduras de puertas y ventanas periódicamente. Las cerraduras pueden convertirse en un punto débil de la seguridad.

Máxima seguridad

Los cacos son profesionales y suelen tener sus propios trucos para enfrentarse a las trabas que les pongas. Por ello, las campañas de prevención te ayudarán a mantener tu casa protegida. 

Sigue estos consejos.

l No guardes los objetos de valor en un único lugar, excepto si posees caja fuerte. En este caso, ésta debe situarse en un lugar poco visible.

l No dejes grandes cantidades de dinero en casa.

l No desconectes la luz, sino los aparatos eléctricos. De esta forma, el timbre seguirá funcionando.

l Fotografía los objetos de valor.

l Guarda las facturas de compra y una copia del seguro del hogar.

l No bajes del todo las persianas.

l Deja ropa tendida.

l Pon especial cuidado si existen andamios en el edificio.

l No digas en público que trabajas todo el día y que generalmente tu casa está sola.

l Pide a alguien que recoja tu correo.

l En caso de robo: no toques nada ni cierres ventanas que hayan sido abiertas. Avisa a la policía.

l Deja un teléfono de contacto a algún vecino que pueda avisarte en caso de accidente.

Vecinos unidos, jamás serán vencidos

Resulta penoso reconocer que, mientras los delincuentes han logrado establecer exitosas redes criminales a nivel nacional e internacional, los ciudadanos no podemos ocuparnos, en muchos casos, ya no digamos de establecer una red vecinal, sino simplemente de conocer, si acaso, el nombre del vecino que vive al lado de nuestra casa.

A los delincuentes, evidentemente, los mueve el beneficio económico, en tanto que a nosotros o nos detiene la indiferencia o nos paraliza el miedo.

Es importante insistir en que no debemos ser reactivos, es preciso ser preventivos.

Las redes sociales, que hoy se encuentran viviendo un apogeo gracias a las tecnologías de información y comunicación, deben ser utilizadas, además de para todos los fines sociales y comerciales que bien conocemos, para prevenirnos y protegernos unos a otros.

El trabajo en equipo es necesario para combatir el fenómeno de la inseguridad, debe incluir a todos los actores tanto del sector público, privado y social, pues si todos estamos siendo afectados, lo justo es que todos nos involucremos en una u otra medida para su resolución.

Es un hecho que el bien acabará derrotando al mal, no obstante, es urgente acelerar el proceso. 

No podemos ni debemos continuar llevando a cabo acciones de corto plazo que simplemente sirvan para justificar las agendas políticas, debemos reflexionar respecto del problema desde diversos ángulos y de manera consensuada, emprender un trabajo en equipo sin precedente, orientado a un verdadero beneficio colectivo que garantice resultados a futuro.

En la medida en que nos organicemos, conformaremos un frente mil veces mayor que los criminales. Si continuamos cruzados de brazos esperando que llegue a tocar nuestra puerta una organización vecinal, quizá lo hará antes una organización criminal.