Foto: Vanguardia/ORLANDO SIFUENTES
Considera Armando Guadiana que los recursos son aplicados con total opacidad, existe mucha desviación de recursos

El senador Armando Guadiana Tijerina consideró que la Auditoría Superior de la Federación debe auditar a las universidades e instituciones de educación Superior sobre el manejo de los recursos federales asignados durante el ejercicio fiscal 2018.

El legislador de Morena señaló que la semana pasada precisamente ingresó un punto de acuerdo solicitando esa acción, el cual leerá mañana martes durante la sesión en la Cámara Alta.

Guadiana señaló que en conjunto, en 2018, las universidades e instituciones de educación Superior recibieron más de 157 mil millones de pesos de recursos federales, de ahí la importancia de saben qué manejo se le dio a ese dinero.

“Entonces es importante (la auditoría), no se viola de ninguna manera la autonomía universitaria, ya hay una resolución (judicial) en el que se resuelve que pueden auditarse los fondos federales sin violar la autonomía”, aseveró.

Dijo que la semana pasada varios rectores de universidades públicas del país se acercaron al Senado para solicitar más recursos para sus instituciones, ahora que se vine la revisión de los presupuestos federales.

“Les digo yo, ‘está bien, ustedes nomás les falta dinero y estiran la mano’, pero cómo los están aplicando, es lo más importante, yo estoy seguro que hay mucha más desviación de recursos como los que acaban de salir ahí de las ‘empresas fantasma’ en la UAdeC”, señaló.

Guadiana consideró que no solamente la Universidad coahuilense debe tener ese problema, sino que el mismo debe persistir en otras universidades públicas del país.

“Aparte estamos diciendo también que se exhorte a los congresos de los estados para que también en todas las auditorías superiores de los estados revisen (a las universidades)”, indicó.

En su punto de acuerdo, Guadiana señaló que dentro las erogaciones que realizan las Universidades e Institutos de Educación Superior, gran parte de ellas se destina al pago de nómina y de servicios, proyectos de infraestructura y su mantenimiento, investigación científica y desarrollo tecnológico, becas, fortalecimiento a la calidad educativa y adquisiciones, entre otros rubros.

En ese contexto, el senador manifestó que la aplicación de los recursos de tales entidades educativas se manejan con opacidad y consecuentemente se tiene una ineficaz rendición de cuentas, pues en el peor de los casos existe una nula información sobre las erogaciones realizadas.

“Por ello, es importante conocer sobre la aplicación y destino de los recursos y gastos que realizan las Universidades e Institutos de Educación Superior, sobre todo de aquellas partidas presupuestales que otorga la Federación”, recalcó.

DATO

157 mil millones es lo que se reparten las universidades públicas del país.