Foto: Archivo
Hoy, la ministra de Justicia de Quebec, Stéphanie Vallée, celebró una rueda de prensa para clarificar la ley aprobada la semana pasada por el Gobierno provincial, y que prohíbe que las personas que cubren sus rostros proporcionen o reciban servicios públicos.

Toronto (Canadá).- La provincia canadiense de Quebec se vio forzada hoy a suavizar la prohibición para ofrecer o recibir servicios públicos a las personas que usen velos islámicos tras las críticas recibidas en los últimos días.

Hoy, la ministra de Justicia de Quebec, Stéphanie Vallée, celebró una rueda de prensa para clarificar la ley aprobada la semana pasada por el Gobierno provincial, y que prohíbe que las personas que cubren sus rostros proporcionen o reciban servicios públicos.

Aunque la ley no se refiere de forma explícita a los velos islámicos, como el nicab o chador, las autoridades quebequeses han señalado que la legislación asegura la "neutralidad" religiosa de la provincia.

Una ley anterior que prohibió explícitamente los hiyab o velos islámicos fue declarada discriminatoria por los tribunales.

Vallée afirmó hoy que Quebec no negará servicios a las mujeres que utilicen velos islámicos.

El texto de la ley permite que un conductor de autobús público pueda negar el acceso a personas cubiertas con velos o que los hospitales de la provincia, que son todos públicos, no atiendan a pacientes con hiyab.

Pero tras varios días de manifestaciones en contra de la ley, y de críticas, entre ellas las del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, clarificó que la ley solo obligará a retirar temporalmente el velo para permitir la identificación del individuo.

"La gente tendrá su cara descubierta cuando están en contacto directo con un empleado, pero cuando regresen por ejemplo a la sala de espera, no estarán obligados a tener su cara descubierta", explicó la ministra quebequesa.

"Lo siento si no fue claro", afirmó la ministra. "Quizás lo que estoy haciendo hoy lo tendría que haber hecho el día que aprobamos la ley", añadió.