Queen evocó este sábado el espíritu Live Aid (1985) en el festival Global Citizen, que mezcla música y activismo para reclamar el fin de la pobreza extrema, en cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU.

Con un concierto solidario ante 60,000 personas en Central Park (Nueva York), la banda de rock Queen evocó este sábado el espíritu Live Aid (1985) en el festival Global Citizen, que mezcla música y activismo para reclamar el fin de la pobreza extrema, en cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU.

Queen, con Adam Lambert como vocalista, puso el broche final a seis horas de entretenimiento comprometido junto a cabezas de cartel como Alicia Keys, OneRepublic, H.E.R. y Carole King, cuyas actuaciones se intercalaron entre mensajes reivindicativos dirigidos tanto a la sociedad civil como a los gobiernos de todo el mundo.

El Global Citizen Festival, que se celebra desde 2012 en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, solo da entrada a quienes superan una serie de retos en su plataforma "online", como tuitear o enviar correos a líderes políticos para que cumplan con los objetivos de desarrollo sostenible.

Ese entregado público enloqueció cuando el actor Rami Malek, que ganó el Óscar por su papel de Freddie Mercury en el biopic "Bohemian Rhapsody", presentó en el escenario a la considerada "una de las mejores bandas de todos los tiempos", que tocó éxitos como "Don't stop me now", "Radio Ga Ga" y "Another One Bites The Dust".

Aunque Lambert sustituía a Mercury, el fallecido cantante hizo acto de presencia desde la pantalla, en un dueto con el guitarrista Brian May y como protagonista de un divertido momento, apareciendo por sorpresa cuando el público se iba y exclamando "fuck you" (que os jodan) antes de dar paso a "We Will Rock You".

Adam Lambert y Brian May, de la banda Queen, se presentan en el Festival Global Citizen 2019 en Central Park en Nueva York.

Queen no fueron los únicos en desatar los gritos del público: los más jóvenes habían dormido en el parque la noche anterior para esperar a la banda de pop coreana NCT 127, que tocó dos temas; Pharrell Williams contagió de buen humor con su himno "Happy" y Carole King recuperó clásicos como "I Feel The Earth Move".

Por su parte, Alicia Keys dio un sentido espectáculo en el que no faltó "Empire State of Mind", un tributo a su Nueva York natal, o "This Girl is On Fire", aunque sin duda quedó para el recuerdo una potente versión de "Dream On", de Aerosmith, que interpretó junto a la aclamada cantante H.E.R. a la guitarra.

No todo fue música: presentado por el actor Hugh Jackman, el festival acogió también a primeros ministros, como la noruega Erna Solberg o la barbadense Mia Mottley; y ejecutivos de grandes corporaciones, como el consejero delegado de Verizon, Hans Vestberg, o el vicepresidente de Johnson & Johnson, Paul Stoffels.

No obstante, las que más captaron la atención fueron celebridades activistas como la actriz Dakota Johnson, que presentó un podcast de concienciación contra la violencia sexual, o la cantante Becky G, que aplaudió la primera iniciativa de "política feminista" en la diplomacia de México.

Natalie Portman urgió a incrementar los fondos para combatir el VIH, la tuberculosis y la malaria; mientras que Laverne Cox defendió los derechos de la comunidad LGBTQ y homenajeó a las enfermeras del hospital de San Francisco que pertenecieron a la unidad especial para pacientes con sida en la epidemia de los 80.

Por sorpresa apareció un combativo Leonardo Di Caprio, que instó a luchar contra el cambio climático, criticó el negacionismo de los políticos y pidió respeto para Greta Thunberg, además de ceder la palabra a un grupo de jóvenes activistas como Alexandria Villaseñor, que comenzó protestas estudiantiles los viernes ante la ONU.

Desde que comenzó a organizarse, Global Citizen logró captar unos 47,000 millones de dólares en compromisos de gobiernos y emprendieron acciones que impactan a 880 millones de personas, según explicó su fundador, Hugh Evans, quien aseguró que "los líderes mundiales respondieron a sus llamadas".

El año que viene, para marcar la cuenta regresiva de 10 años hasta 2030, Global Citizen se convertirá en un macroevento llamado Global Goal Live, que se celebrará simultáneamente en los cinco continentes y a lo largo de diez horas, lo que seguro lleva unido un espectáculo a la altura de esas circunstancias.