Hugo Gonzalo Mendoza Gaytán es el encargado del reclutamiento de nuevos sicarios para él cártel

Hugo Gonzalo Mendoza Gaytán, mejor conocido como “El Sapo” o “El 90” es miembro del Cártel Jalisco Nueva Generación, sin embargo no es un elemento cualquiera, pues al parecer es el segundo al mando en la jerarquía del CJNG, uno de los grupos criminales del narcotráfico más poderosos de México y  el Mundo, esto de acuerdo con un informe de las autoridades de Estados Unidos.

Según se informó “El Sapo” solo esa por debajo de Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘El Mencho’ actual líder de la organización criminal, por lo que se rumora que en un futuro el ‘Sapo’ pueda convertirse en el líder del CJNG.

De acuerdo con la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), José Luis Mendoza Cárdenas, alias "La Garra", es el hombre de "El Mencho" en Estados Unidos y Abigael González Valencia, "El Cuini", cofundador del cártel, pero en prisión.

Sin embargo, el segundo al mando detrás del CJNG es otro, también señalado por autoridades estadunidenses, se trata de Hugo Gonzalo Mendoza Gaytán, apodado como "El Sapo".

Originario de Apatzingán, Michoacán, Mendoza Gaytán nació el 2 de octubre de 1988, es decir, tiene actualmente 30 años.

Este hombre está bajo la mira del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el cual lo incluyó–en mayo pasado– en la estructura criminal de Nemesio Oseguera Cervantes.

"El Sapo", precisan autoridades estadunidenses, controla Puerto Vallarta, Jalisco, para el CJNG, una zona importante para este cártel, pues se trata del bastión financiero de los jaliscienses.

Se dice también que ‘El Sapo’ es el encargado del reclutamiento de nuevos sicarios para él cártel, a quienes incluso recluta mediante anuncios en Facebook.

Engañan a la gente ofreciéndoles trabajo

Por medio de estas publicaciones mienten a la gente, les ofrecen trabajos como guardias de seguridad y luego los convierten en sicarios o los matan si no aceptan.

De acuerdo con El País, un sobreviviente mencionó que ‘El Sapo’ llegó a la sierra Navajas, en Hidalgo, donde lo estaban entrenado, sin embargo tras la llegada del narco todo se convirtió en una masacre.

Los reclutados eran llevados a bosques o parajes alejados, los mantenían en condiciones inhumanas, los golpeaban todo el tiempo, los obligaban a hacer trabajos forzados, ejercicio excesivo, dormían poco y cuando lo hacían era en el suelo, ante cualquier "rebeldía" eran asesinados y sus cuerpos incinerados.

Ese tiempo me pasó lo peor en toda mi vida: un día, entró la voz de El Sapo, ‘adelante, hijos de su chingada madre, ¿quién quiere irse? Les voy a dar 3,000  y a su casa, y a chingar a su madre’. En eso (unos) empiezan a levantar la mano, advirtiendoles que si estaban seguros. Eran tres del Estado de México, el gordito que llegó conmigo (…) Les dijo: ‘A ver, cabr**es, pónganse a pelear todos contra todos’, y comenzaron a hacerlo; el que cayera iba a morir”

Así mismo el sobreviviente contó que los que perdieron la batalla fueron ejecutados, así mismo los que alzaron la mano creyendo que se irían a casa.

Este relato refleja las prácticas sanguinarias del segundo al mando del CJNG, el hombre importante de "El Mencho" en Puerto Vallarta.

De acuerdo con el gobierno Estadunidense, la esposa de "El Sapo" administra las actividades comerciales y lava las ganancias de las drogas en nombre de su esposo y del CJNG.

Con información de La Verdad y La Silla Rota