Han pasado casi dos meses desde que en esta misma columna se mencionara su nombre, como el primer varón de Coahuila que ha tenido la oportunidad de representar a nuestra ciudad y nuestro estado a nivel Internacional en la Danza Clásica: en Houston, San Francisco, Nueva York, y próximamente en Londres, Inglaterra.

Tenía apenas siete años y cursaba el segundo grado de primaria en la Escuela Anexa cuando de manera fortuita tuvo su primer contacto con la Danza, acompañando a su hermano mayor que había sido aceptado en la audición que la Escuela Profesional de Danza realizaba en dicha escuela. Y por acompañar a Jaimir, sin saber siquiera qué era el Ballet, tomó su primera clase, tal vez sin imaginar que se convertiría en su proyecto de vida, y que su pasión lo llevaría a cruzar fronteras.

Se formó en la Escuela Profesional de Danza de Coahuila, con el maestro Rodolfo Moreno. Obtuvo menciones, permios y becas en concursos y festivales nacionales, con excelentes notas en sus exámenes, que le permitieron que el sinodal Roberto Machado, coordinador de Danza Clásica en la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey, del INBAL, le invitara a cursar sus últimos años de la carrera y convertirse en el primer Coahuilense en obtener la Licenciatura en Danza Clásica, en esta prestigiada institución.

Y así, el niño de la calle 11 en la colonia Morelos, en 2017 obtuvo el Primer Lugar en el Concurso Nacional de Ballet 2017 y fue finalista del Youth America Grand Prix, una de las competencias más importantes en el mundo del Ballet.

Los bailarines son los mensajeros de los dioses.”
Martha Graham

Recibió el reconocimiento “Mi vida en el Teatro” por parte del International Theatre Institute de la UNESCO y el Reconocimiento a su joven trayectoria, por el Instituto Municipal de Cultura de Saltillo también. Aunque apenas ha aprovechado tres de las más de 15 becas y aceptaciones que ha obtenido a lo largo de su carrera, en grandes Escuelas del mundo, esta última oportunidad es hasta ahora la de mayor trascendencia en términos de su desarrollo fuera del país, al ser uno de los siete mexicanos que entre casi 400 aspiraron a obtener una beca en la Escuela del English National Ballet, que ofrece tres años de formación para los 30 jóvenes de 16 a 19 años que se integran cada año entre cientos que audicionan de todo el mundo.

Said fue colocado en el segundo grado y obtuvo una beca del 100 por ciento condonando los pagos correspondientes a las clases que otorgan (aproximadamente de 430 mil pesos por un año), sin embargo, los gastos de estancia, alimentación, transportación, visas y seguros, entre otros gastos deberán ser cubierto por su familia, con un monto aproximado de 400 mil pesos, y aunque por años hemos sido testigos de las actividades realizadas por su familia y amigos: ventas, rifas, “boteos en los cruceros” esto no ha sido suficiente.

Anteriormente a través de este medio, y cada día en redes sociales, se ha invitado a las instituciones y a la sociedad a apoyar, para evitar que esta importante oportunidad se disuelva como muchas otras, por la falta de recursos para solventarlas.

Hasta ahora ha recibido apoyo por parte del Instituto Municipal de Cultura, a través de su Coordinación de Danza; de su Escuela: Danza Profesional Coahuila y de pocas personas que han realizado donativos a través de la Fundación Tonathiu Gómez o de la cuenta bancaria de la familia, que sumados, no logran cubrir ni el 10 por ciento del total, la Secretaría de Cultura aún no le ha dado respuesta, y a menos de dos semanas de su partida, la familia sigue haciendo el llamado a colaborar.

Llegar hasta donde ahora se encuentra Said, con 18 años de edad, es un gran logro para la Danza de nuestro Estado, pero no es sencillo: además de diez años de constante esfuerzo en una carrera que exige altos niveles de desempeño físico, intelectual, e incluso emocional ante la alta competitividad para ser uno de los pocos que accedan a estas oportunidades únicas. Siendo el primero, está allanando el camino para las generaciones futuras, para que a los muchos talentos coahuilenses les resulte más fácil lo que antes parecía imposible.

Como sociedad podemos arroparle, la Secretaría de Cultura y su Coordinación de Danza deben valorar su esfuerzo y reconocerlo, pues está rindiendo frutos. Ya es momento de voltear a verlo y destinar al menos una parte del presupuesto conformado por los impuestos de todos los ciudadanos, a contribuir a favor de lo que ya demostró merecerlo.

Para sentirnos orgullosos del talento coahuilense, debemos colaborar para impulsarlo.

Confiamos en que las instituciones respondan al llamado y que la sociedad también se sume para que Said González Lozano logre reunir los recursos necesarios para consolidar su meta y ser el primer coahuilense en pisar el foro de los teatros ingleses y los que se puedan seguir abriendo a su paso. Sabemos que nos representará muy dignamente.

Si desean aportar un donativo, pueden hacerlo a través de la página www.fundaciontonatiuhgomez.org/detonando-artistas o directamente a la cuenta de Bancomer 4152313554932009, a nombre de Mireya Lozano.