Estamos en una época en donde existe crisis de autoridad. ¿Por qué? Probablemente se relaciona con abuso, represión y sumisión. La palabra autoridad proviene del latín auctoritas que significa aumentar y hacer progresar. En otras palabras, autoridad es alguien que ayuda a la persona a ser mejor y encontrar su perfección.

Desafortunadamente, en los últimos años autoridad tiene una connotación negativa y opuesta a las palabras democracia, libertad y especialmente, respeto. Muchos papás piensan que cuando existe autoridad violentan los derechos de sus hijos. Hace dos años, una directora de preescolar me comentaba: “Una maestra tenía un chiquito de 5 años desafiante, desobediente y con poco respeto hacia la autoridad. Un día le aplica la técnica conductual “tiempo fuera” porque mordió a uno de sus compañeritos porque no le quiso prestar un juguete. Los papás demandaron a la maestra ante derechos humanos y recibió la orden de no castigar al niño. Días después el niño estaba jugando con la puerta de la biblioteca que es de aluminio y vidrio y la maestra le pedía que la dejara sin quitarlo de ahí. Y la consecuencia fue que pasó una niña y le amputó 3 dedos de su manita.” En la escuela la autoridad son los directivos y maestros. Ellos son los que saben de educación y buscan lo mejor para nuestros hijos. Claro que hay errores, pero por eso existe el diálogo y no la imposición y amenaza.

Si por algún motivo considera que la “Operación Mochila” es importante para la seguridad de todos, ¿por qué los papás intervienen para evitarla? Ellos la justifican con el derecho de “privacidad.” ¿Privacidad de qué? La privacidad es todo lo relacionado con la vida personal de cada persona y que debe mantenerse de forma íntima y secreta. Cuando vamos al doctor o terapeuta tienen el código de ética para manejar los secretos de sus pacientes en forma confidencial y no publicándolos a todo el mundo. ¿Qué privacidad significa revisar una mochila? ¿Es secreto los lápices que usa? ¿Es privado el lonche que envía su mamá? ¿Atentamos contra su integridad que una persona revise los materiales escolares? ¿Por qué las escuelas lo tienen que hacer? Porque los padres hemos olvidado nuestras funciones parentales hacia nuestros hijos. Somos los papás los primeros que debemos estar pendientes de que cosas llevan en sus mochilas, que cosas tienen en sus recámaras escondidos, qué páginas, aplicaciones y redes sociales se la pasan horas en la pantalla y qué hacen cuando van con sus amigos. Los padres no solamente tenemos la obligación, sino además el derecho de ser autoridad de nuestros hijos y no por ello lastimamos su personalidad. Nos enfrentamos a un mundo sin leyes, valores y moral, y en dónde todo es permitido. Un mundo sin autoridad produce anarquía, relativismo y violencia. Papás dejemos que las escuelas hagan su trabajo. Validemos su autoridad ante nuestros hijos. No digo que nos quedemos callados o nos brazos cruzados ante la injusticia, pero tengamos sentido común en cuáles cosas los niños quieren o necesitan. Los niños, por su edad, prefieren estar en videojuego que leer, prefieren comer comida chatarra que saludable, prefiere hacer lo que quiere y no su tarea. Y nuestro trabajo, como autoridad, es convencerlos y que actúen a favor de lo que necesitan y no de sus caprichos.

@DrJesusAmaya

jesus.amaya@udem.edu