ESTIMADA ANA:
 Mi mamá siempre ha trabajado porque ella y mi papá se divorciaron desde que mis hermanos y yo éramos muy pequeños. Por lo mismo, mi abuelita siempre estuvo a nuestro cuidado.

 Ella se encargaba de recogernos de la escuela, darnos de comer, ayudarnos con las tareas y la mayoría de los días, darnos de cenar, hasta que llegara mi mamá por nosotros. Para mis hermanos y para mí, nuestra vuela ha sido como una segunda madre, siempre actuó con la mejor disposición de atendernos y cuidarnos.

 Ahora ella tiene más de 80 años y aunque está en pleno uso de sus facultades, es lógico que alguien tiene que estar a su cuidado, pues muchas cosas ya no son para ella sencillas de hacer.

 Mi mamá solo tiene una hermana viviendo aquí, sus otros hermanos viven en otras ciudades y por lo mismo, solo ellas dos son las encargadas de su cuidado, aunque mis tíos sí las apoyan económicamente para su manutención.

 Ahora mi mamá ya no trabaja, entre mis hermanos y yo la mantenemos, incluso vive con una de mis hermanas, la menor.

 Pero el problema es que hay ocasiones en que mi mamá y mi tía discuten sobre el cuidado de mi abuela, pues cada vez les cuesta más trabajo atenderla. Lo peor es que las he visto discutiendo por lo mismo enfrente de ella, de lo complicado que resulta tener que ir a diario a su casa a llevarle comida, ayudarle a bañarse y además mantener limpia su casa.

 El domingo pasado, justo el día de los abuelos, solo fuimos a verla en la tarde, mi mamá, mi esposa, mis hijos y yo y en la noche se quedó sola. Yo le propuse a mi esposa que nos lleváramos a mi abuelita a nuestra casa, pero al final mi abuelita dijo que prefería estar en su casa porque allí es donde ella se siente segura y cómoda.

 Sinceramente el dejarla sola me hizo sentir triste y con un sentimiento de culpa tremendo. Ella nos cuidó, nos alimentó, prácticamente nos crió y yo no le estoy respondiendo de la misma manera ni con la misma entrega que ella lo hizo hace muchos años.  Creo que debimos dormir al menos ese día, en su casa. ¿Cómo hago para solucionar esto que siento? Gracias, 

     José Carlos
 
ESTIMADO JOSÉ CARLOS:
Más que lamentarte, pues es algo más común de lo que imaginamos y estoy segura que ha sido tema de debates y discusiones por muchísimos años,  es hacer todo lo posible y lo que esté a tu alcance para compensar esos tiempos perdidos al lado de tu abuela.

 En muchas familias se discute precisamente por lo mismo: el tiempo dedicado a nuestros viejos y seguramente ellos, en su momento también lo hicieron y claro, las nuevas generaciones lo harán también.

 Lo importante, como te decía, es hacer todo lo posible por compensarlo, nunca es tarde para reconocer un error, una omisión o para corregir una falla. Hay que pasar de los lamentos a las acciones, hay que actuar y así, ten por seguro que tu abuelita, en lugar de reclamarte o sentirse abandonada por ti, agradecerá cada minuto que pases a su lado.
 
ANA