La familia Ramírez volverá a participar en la segunda competencia más complicada del viejo continente.
La familia Ramírez buscarán conquistar una de las pruebas más difíciles de toda Europa

La familia Ramírez no conocen los límites y volverán a una de las competencias más complicadas del atletismo: El Ultramaratón de Tenerife. 

Lorena, Juana y Mario salieron de la Ciudad de México para llegar a la Playa Fañabé en Tenerife, donde iniciará la carrera el día de mañana a las 23:30 horas (hora de España) para recorrer 102 kilómetros. 

Los Ramírez son viven en las barrancas de Guachochi y pertenecen a la comunidad Rarámuri. 

Mario platicó con HuffPost México, debido a que es el único que habla fluidamente español de los tres hermanos. 

"Nos encanta correr, somos una familia que disfruta mucho de este deporte, aunque a veces es muy complicado dedicarle todo el tiempo necesario", dijo. 

A diferencia de los corredores convencionales que competirán en la carrera, no tienen una alimentación especial, ni ropa especial para correr. Utilizan sus indumentarias tradicionales y huaraches de llanta, por lo que llamó la atención y los organizadores los invitaron. 

La prueba a la que se enfrentan es en un terreno que se encuentra en un ascenso a partir del nivel del mar hasta subir 3 mil 550 metros, este recorrido implica 102 kilómetros de los cuales 72% son por senderos, 17% por pista y 13% en superficie asfaltada.

Ninguno de ellos pudo terminar la carrera el año pasado pero ahora tratarán de redimirse.