Los Ravens cuentan con varios jugadores con Covid-19.
El juego del jueves por la noche está en riesgo por los altos casos de coronavirus en el equipo

Una semana corta se convirtió en un reto aún mayor para los Baltimore Ravens de cara al partido de jueves por la noche en contra de sus rivales divisionales, los invictos Pittsburgh Steelers.

Este martes, los Ravens cancelaron el entrenamiento después de ser informados de más pruebas positivas por coronavirus el martes por la mañana, de acuerdo a una fuente. El equipo ha tenido a cinco jugadores y cuatro miembros del staff arrojar pruebas positivas en lo que va de la semana, dijeron fuentes a Adam Schefter de ESPN.

AP

El lunes, el equipo anunció que dos jugadores --los corredores J.K. Dobbins y Mark Ingram II-- arrojaron pruebas negativas por COVID-19. Todas las actividades del equipo se realizan ahora de forma virtual.

Adicionalmente, el tackle defensivo Brandon Williams fue colocado en la lista de reservas/COVID-19 como contacto cercano de alto riesgo.

Un portavoz de la NFL señaló este martes que no existe cambio alguno al status del partido de jueves por la noche, parte de la jornada especial por el Día de Acción de Gracias.

"Seguiremos monitoreando el desarrollo en constante contacto con nuestros expertos médicos", dijo el vocero. "Nuestra mayor preocupación es la salud y seguridad de nuestros jugadores, coaches y personal de día de juego".

Una fuente advirtió a Schefter, no obstante, que más pruebas positivas podrían resultar en la postergación del partido.

Se ha tratado de una racha complicada para los Ravens (6-4), quienes han perdido ahora tres de sus últimos cuatro partidos. Con una simulación ligera el lunes, Baltimore tiene programado viajar a Pittsburgh en miércoles.

"Con la salud y seguridad de nuestros jugadores y staff manteniéndose como nuestra más alta prioridad, los Baltimore Ravens han determinado que todas las actividades restantes del equipo serán realizadas de manera virtual el día de hoy", señaló la organización en un comunicado.