Foto: Vanguardia/Orlando Sifuentes
Las calles del centro de vieron abarrotadas de saltillenses que salieron para comprar lo indispensable para despedir el año

Seis de cada 10 ciudadanos de clase media-baja realizan compras compulsivas y de pánico en esta temporada decembrina, afectando directamente su economía familiar, afirma especialista en finanzas personales.

Al día de ayer se dejaron ver filas interminables de personas en el Centro Histórico entrando y saliendo de tiendas y también em centros comerciales.

Comerciantes dijeron a VANGUARDIA que inició la temporada de compras de pánico para celebrar el Año Nuevo.

México es de los países de América Latina involucrados con gran énfasis en el tema de las compras compulsivas por una falta de cultura en la economía, informó Marcelo Lara Saucedo.

“Esto ocasiona que no comparan precios, ni calidad en sus productos o artículos, conlleva a gastos más fuertes que afectan su economía, no somos previsores”, advierte.

Lara Saucedo explicó que el mexicano es consumista por naturaleza sobre todo en la época decembrina.

Exhortó a no comprar compulsivamente y no ser parte de las masas que se ven afectadas por el pánico de las adquisiciones para las celebraciones.

Prendas de vestir, uvas, bebidas, postres, desechables, ropa interior y veladoras son los artículos que se encontraron entre las compras de pánico de los saltillenses, iniciadas en día de ayer en la localidad.

El Centro Histórico de Saltillo, así como tiendas comerciales se vieron abarrotados por personas que realizan adquisiciones de último momento para terminar y recibir el Año Nuevo.

“LA BEBIDA QUE NO FALTE”...

Se cuestionó a 10 personas sobre lo indispensable para celebrar el año y sus respuestas arrojaron que la bebida alcohólica, prendas nuevas, ropa interior y las tradicionales 12 uvas para el ritual, es lo que no debe faltar en la celebración.

“Pues siempre tiene que haber para tomar, porque con eso brindamos para iniciar el Año Nuevo, dejar atrás lo que nos dio el año viejo, es una tradición en la familia”, mencionó Laura Hernández, habitante de la colonia Oceanía.

“En la familia compramos las uvas siempre, son los deseos que pedimos, como lo vamos haciendo al mismo tiempo que suenan las campanadas, no pueden faltar. Chicos y grandes lo hacemos desde hace años, andamos en esas compras y los detalles para la cena”, dijo Natalia Villarreal, del sector Virreyes Residencial.

“La ropa interior, es lo que aún se utiliza mucho como ritual para atraer lo que quieres, en forma personal me gusta practicar eso, aunque no me ha funcionado”, dice Vanesa Saucedo.