FOTO: Unsplash / Cada 6 de enero se celebra la llegada de los Reyes Magos con la degustación de la irresistible Rosca de Reyes.
Cada 6 de enero se celebra la llegada de los Reyes Magos con la degustación de la irresistible Rosca de Reyes. Aunque este 2021 será un poco diferente debido al COVID-19, el equipo de VMÁS te dice cómo puedes disfrutar de esta tradición sin salir de casa y con ingredientes que puedes encontrar fácilmente.

Cuenta la historia que hace siglos, tres Reyes Magos llamados Melchor, Gaspar y Baltazar, viajaron desde el Oriente hasta Jerusalén guiados por una estrella, para adorar al Rey de los Judíos recién nacido. Los Reyes llevaron tres ofrendas: oro, incienso y mirra, y cuando encontraron al Niño Jesús, se postraron ante él. De acuerdo con la iglesia católica, a este momento se le denomina ‘Epifanía’, un encuentro que se representa con la Rosca de Reyes, una tradición que tuvo sus comienzos en países europeos como Francia y España, pero durante la conquista, llegó a México.

Esta tradición también marca el final de las fiestas decembrinas en nuestro país, las cuales inician el Día de la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre, por ello, es muy importante celebrarlo como se merece, y aunque este 2021 será diferente debido al COVID-19, el equipo de VANGUARDIA te dice cómo puedes disfrutar de esta tradición sin salir de casa y con ingredientes que puedes encontrar fácilmente.

Si no tuviste tiempo para comprar la Rosca de Reyes en tu pastelería de preferencia o los costos se te hicieron una locura (hecho que la industria panadera confirmó como un efecto secundario de la pandemia), no te preocupes, esta receta te garantiza una deliciosa Rosca de Reyes que además también se puede adaptar a tamaño individual, para así continuar con las medidas sanitarias. Sí, no te vamos a mentir, fue un reto, pero también tenemos que considerar que somos novatos en la panadería, y que esta receta también se puede hacer como una actividad recreativa con la familia. Dicho eso… ¡Ahí vamos!

¿EL INGREDIENTE SECRETO?

Antes de iniciar con este experimento culinario, recurrimos a un experto, platicamos con Genaro de Jesús Duran Ramírez, chef panadero y maestro en la Universidad Autónoma de Durango Campus Saltillo, quien nos aseguró que una de las épocas más importantes y ocupadas de su rama, es el Día de los Santos Reyes, y aunque nos comentó que las primeras veces no es tan fácil como se piensa, la Rosca de Reyes es una de las preparaciones más nobles, ya que sus ingredientes son fáciles de conseguir y relativamente económicos.

Aunque sus palabras nos reconfortaron un poco, al no tener experiencia alguna en el arte de la panadería, nuestro temor de que todo salga mal continúa latente. Genaro recuerda que la primera vez que preparó una rosca se sentía muy nervioso, pero que al final con el debido tiempo de fermentación y su ingrediente secreto, todo salió bastante bien, por lo que ha perdido la cuenta de cuántas ha realizado en su carrera. Intrigados y casi igual de nerviosos que él, le preguntamos cuál era su ingrediente secreto, a lo que respondió: “El secreto para tener una Rosca de Reyes perfecta es el amor, muchos lo subestiman, pero preparar algo con amor y pasión hace que tenga un sabor delicioso, solo hay que confiar”.

Sí, un vez más sus palabras nos tranquilizan, y tras enumerar los ingredientes y las instrucciones esenciales para preparar una Rosca de Reyes tradicional (adjuntamos la receta al final), parece ser que estamos listos para cocinar, aunque la parte de encontrar los pequeños muñecos del Niño Jesús no parece muy sencillo, y ordenarlos por internet parece algo que se tuvo que haber planeado con anticipación, en fin… repito, somos solo novatos.

El secreto para tener una Rosca de Reyes perfecta es el amor, muchos lo subestiman, pero preparar algo con amor y pasión hace que tenga un sabor delicioso, solo hay que confiar”.
Genaro de Jesús Duran Ramírez, chef panadero y maestro en la Universidad Autónoma de Durango Campus Saltillo.

¡MANOS A LA OBRA!

Ya con la receta en mano, bastó con una pequeña visita a la alacena para encontrar la mayoría de los ingredientes, ¿nuestro nuevo reto? Conseguir acitrón un día antes del Día de los Santos Reyes en donde se preparan cientos y cientos de Roscas de Reyes con acitrón. Así que para no arriesgarnos, bastó con buscar un sustituto muy común, claro que hablamos del delicioso ate, lo puedes encontrar en cualquier tienda conveniencia ya enlatado y listo para servir. Tal y como dijo el chef, la fermentación fue quizás el paso que requirió mayor concentración y paciencia, después de mezclar el agua y la levadura que reservamos con la harina, azúcar, sal, yemas de huevo y mantequilla, solo queda esperar a que la masa doble su tamaño, lo cual es todo un reto considerando que la paciencia no es nuestro mayor cualidad.

FOTO: CORTESÍA / Aunque el chef panadero sugería mezclar todo a mano, la batidora fue nuestra gran aliada.

Después de unos 30 minutos, la masa estaba en su punto y era hora de ensuciarnos realmente las manos. Amasarla no fue tan complicado, lo difícil fue darnos cuenta que no habíamos puesto harina sobre la superficie, por lo que tuvimos que despegar alarmados la masa, pero les ahorraremos ese vergonzoso momento. Ya con la superficie enharinada, amasar y extenderla fue sencillo, aunque para cortar el rectángulo que nos solicitó el chef panadero, fue necesaria una regla, no hace falta decir que tampoco somos muy buenos en las matemáticas.

FOTO: CORTESÍA / Ya con la superficie enharinada, amasar y extenderla fue sencillo...

Se preguntarán, ¿cómo conseguimos las figuras del Niño Dios? Y aquí es nuestros queridos lectores, en donde les aseguramos que no estamos orgullosos de nuestras acciones, pero todas ellas están justificadas por el bien de este experimento culinario. Unos días antes, alguien ya había consumido una Rosca de Reyes del supermercado, por lo que ya había figuras en nuestro hogar, y sí, tuvimos que tomarlos prestados. Después de lavarlos y desinfectarlos adecuadamente, los colocamos dentro de nuestras roscas individuales, las cuales dejamos fermentar una vez más aproximadamente unos 45 minutos, tiempo suficiente para hacer nuestra decoración, una deliciosa costra que ahora sabemos por qué es tan deliciosa, una mezcla de manteca vegetal, azúcar glass y un poco de harina, todo mezclado hasta obtener una masa uniforme.

FOTO: CORTESÍA / Se preguntarán, ¿cómo conseguimos las figuras del Niño Dios?

Sin duda el paso del ate fue el más sencillo, solo tuvimos que cortarlo en delgadas tiras y comernos el resto, muy fácil. Una vez fermentadas nuestras roscas, agregamos el ate y la costra, horneamos y al mismo tiempo rezamos. Y la hora de la verdad ha llegado… tras retirarlas del horno y dejarlas reposar, todo parecía verse bastante bien, se veía un dorado muy apetecible aunque el ate se había derretido, porque en efecto, no habíamos consultado al chef panadero sobre nuestra decisión de sustituir el acitrón por ate, e inevitablemente se había derretido, algo que se solucionó con un poco de producción.

FOTO: CORTESÍA / Y la hora de la verdad ha llegado…

¿El veredicto? Deliciosas, aunque nuestra receta original es para una rosca mediana, hacerlas de tamaño individual hizo que se vieran más adorables, y aunque sentimos que las fotografías no les hacen justicia, el aroma nos recuerda a una panadería tradicional. El sabor es suave pero a la vez crujiente, y sin duda el ate le añade un toque de dulzura único, por lo que sentimos que nos hemos sacado un ocho, y confiando mucho en nosotros, quizá un nueve. Así que en efecto, es relativamente sencillo hacer una Rosca de Reyes tradicional en casa, con práctica estamos seguros que hasta podrías venderlas, pero ve paso a paso… Por último, no hace falta decir que el ingrediente secreto que nos recomendó el chef Genaro de Jesús sí funcionó, pues esta receta la preparamos en compañía de nuestra familia, riendo de nuestros errores y celebrando nuestras pequeñas victorias. ¡Inténtalo, no te arrepentirás!

FOTO: CORTESÍA / ¡Inténtalo, no te arrepentirás!

ROSCA DE REYES CASERA:

INGREDIENTES

•             250 g de harina blanca

•             2 yemas de huevo

•             11 g de levadura seca

•             1/3 de taza de agua tibia

•             Una pizca de sal

•             100 g de azúcar

•             100 g de mantequilla sin sal

•             1 huevo para barnizar

Para la decoración:

•             50 g de acitrón rojo

•             50 g de acitrón verde

•             50 g de higo cristalizado

•             3 figuras de Niño Dios para rosca

Para la costra:

•             100 g de azúcar glass

•             75 g de manteca vegetal

•             150 g de harina

PREPARACIÓN:

1. Mezclamos levadura y agua tibia y reservamos.

2. Después mezclamos harina, azúcar y sal y hacemos un volcán con nuestra harina, continuamos agregando  nuestra mezcla de levadura, yemas y mantequilla  en el centro del volcán y comenzamos a mezclar hasta obtener una masa que se nos despegue de nuestra superficie y manos.

3. Dejamos reposar o fermentar la masa hasta que doble su tamaño en un lugar caliente de nuestra cocina, cubriendo nuestra masa con una bolsa para evitar que se seque.

4. Una vez que fermentó nuestra masa, la pasamos a nuestra mesa de trabajo y aplastamos hasta sacar todo el aire, después con ayuda de un rodillo extendemos para formar un rectángulo de 10 x 60 cm aproximadamente agregamos los muñequitos juntamos los extremos para así cubrir los muñequitos y después unimos las 2 puntas para obtener un círculo y pasamos a nuestra charola engrasada.

5. Dejamos nuevamente nuestra rosca fermentar de 30 a 45 min o hasta que doble su tamaño de igual manera cubierta con un plástico para que no se seque.

6. Una vez fermentada barnizamos con huevo toda nuestra rosca, y agregamos toda nuestra decoración, incluyendo nuestra pasta.

7. Horneamos a 180 grados centígrados por 45 min.

Para la costra:

1. Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa uniforme.