La semana pasada compartí unas recetas para los platillos de las fiestas navideñas. Hoy les comparto otras con mucho gusto. Y como estamos en temporada de caza de venado, en primer término va la del venado. Una parte se la aprendí a mi abuela paterna y otra a un amigo minero y ejidatario de Acacio, Durango, a Rogelio Barrón.

Venado en salsa de café: Es difícil conseguir carne de venado, pero la receta es garantía de que tendrás un gran platillo. El sabor es incomparable con la salsa de café. La carne queda suave, a pesar de que, es correosa y difícil de cocinar. Ingredientes para cuatro personas: Tres tazas de café de grano bien cargado. 75 gramos de mantequilla sin sal. Una cucharada sopera de azúcar. Dos cucharadas soperas de salsa inglesa. Una cucharada sopera de mostaza. El jugo de dos limones. Pimienta recién molida al gusto. Un kilo de pierna de venado. Preparación: Primero deja la carne de venado, en trozos, unas tres horas en agua con sal de grano, después la lavas y la hierves por dos horas, (como decía mi abuela para que se quiebren los nervios), con sal al gusto, un puño de orégano, unas hojas de laurel, dos cebollas partidas a la mitad. En seguida, vuelves a lavar la carne ya cocida, y luego le incorporas la salsa de café. Para preparar la salsa, mezcla el café  con todos los ingredientes (excepto la carne) en el sartén, a fuego lento. Remueve constantemente hasta derretir la mantequilla y lícualo. Comprueba la sazón. Rocías sobre la carne la mezcla de café que acabas de licuar, cubriendo en su totalidad los trozos de pierna.  Precalienta el horno 10 minutos a 180 grados. Mete la carne durante dos horas. Comprueba el cocimiento y a disfrutarlo.

Otra de mis favoritas: Pavo en aceite de cacahuate: El pavo suele ser insípido y reseco, pero con esta receta no creerás que pueda guardar tanto sabor, queda jugoso y exquisito. Su presentación es espectacular, es un platillo llamativo, aromático y delicioso. El aceite de cacahuate se compra por galón en HEB. Es indispensable contar con un recipiente profundo y grande que cubra el pavo completo. Ingredientes para 12 personas: Un pavo natural de seis kilos, perfectamente descongelado. Tres kilos de azúcar. Un galón de aceite de cacahuate para cocinar pavos. Un galón de vino blanco. Seis manzanas verdes lavadas. Ocho varitas de apio lavadas y desinfectadas. Un frasco de mermelada de chabacano baja en azúcar. Para meter el pavo a la mezcla de aceite y vino blanco requieres de un arnés donde quepa el pavo.

Preparación: La mezcla azúcar, vino y aceite de cacahuate se ponen a hervir en una vasija grande donde quepa muy bien el pavo e incluso sobre espacio.
Rellena el pavo con pedazos de manzana y apio. Coloca el pavo dentro del arnés e introdúcelo en la olla cuando empiece a hervir. Después de dos horas de cocimiento verifica la consistencia y saca el pavo de la olla. Ponlo en una pavera y cúbrelo con la mermelada de chabacano. Ahora introduce el pavo al horno por 10 minutos a 180 grados de temperatura.

Fácil y deliciosa ésta otra: El pescado a la sal: Lo degusté la primera vez en un restaurante de la Ciudad de México. Le pedí la receta al mesero y se apareció el chef para compartirla. Aconsejo comprar la sal de grano en una forrajera, solo pide que sea limpia. Un pescado de tres kilos rinde para  cinco personas. Cómpralo desde un día antes, y descongélalo. Debe estar completo, con escamas y piel, solo sin agallas ni vísceras. Se estila comerlo sin ingredientes, pero si quieres lucirte, usa salsas de ciruela o mango. Ingredientes para cinco personas: Un pescado de tres kilos (huachinango). Ocho kilos de sal de grano. Requieres un molde para horno que cubra totalmente el pescado. Preparación: Lava el pescado. Precalienta el horno 10 minutos a 180 grados. En el molde para horno, coloca una cama de sal de grano de uno y medio centímetros de alto. Coloca el pescado, cúbrelo en su totalidad con otra capa gruesa de sal de grano. Mete el recipiente al horno durante una hora. Saca el pescado sin apagar el horno, practica una pequeña incisión para asegurarte de su cocimiento; si le falta tiempo mételo diez minutos más.

Con un cuchillo se retira la sal poco a poco, y se vacía sobre una charola. Con un trapo húmedo quitar el exceso de sal. Y frente a los comensales se retira la piel para deleitarse de inmediato. A disfrutarlas para este fin de año. Feliz 2018.

jshv0851@gmail.com