Detonante. La masacre de la familia LeBaron ha despertado la polémica.
Especialistas alertan que podría abrirse la puerta a una intervención que no resuelve problema sería terrible, señalan

 CDMX.- Expertos y académicos de México y Estados Unidos rechazaron el anuncio del presidente Donald Trump de designar como Organizaciones Terroristas Extranjeras (FTO, por sus siglas en inglés) a cárteles mexicanos de las drogas y advirtieron que no sólo genera temor de que sea la puerta de entrada  a una intervención militar, sino que no resuelve el problema y obedece a una situación de política interna estadounidense.

“Es una idea terrible porque reducirá la cooperación mexicana, dado que muchos en México temen que sea el primer paso hacia un tipo de intervención militar, algo que Trump sigue mencionando cuando habla con los presidentes mexicanos”, aseguró la exembajadora de Estados Unidos en México Roberta Jacobson en declaraciones al portal de noticias Vox.

Tras la masacre de nueve mexicano-estadounidenses de la familia LeBaron en Sonora, Trump ofreció ayuda al gobierno de México para “limpiar” el país “de estos monstruos. Estados Unidos  está listo y dispuesto para involucrarse y hacer el trabajo rápida y eficazmente”. México rechazó el apoyo.

Aún no se conocen detalles de cómo sería la designación de los cárteles como Organizaciones Terroristas Extranjeras ni cuáles entrarían en esa categoría, pero el anuncio encendió las alertas.

“Ha generado preocupación en México de que Estados Unidos envíe al ejército; si no las botas [los efectivos] en sí, quizá sí drones a combatir a los cárteles de la droga”, señaló Jana Nelson, experta en México del Wilson Center, a NPR.

En México, académicos consideraron que el anuncio hecho el martes por Trump obedece a una cuestión de política interna que México debe aprovechar para convocar a la unidad. “Pareciera que de lo que tiene necesidad ahora Donald Trump es de reactivar su industria militar y, sobre todo después de la reciente incursión en Siria, ahora quiere ponerle rostro de terrorismo al narcotráfico”, consideró el académico de la FES Acatlán, Abdiel Hernández.

Frente a esto, lo que el gobierno mexicano necesita hacer, indicó, es reconceptualizar el terrorismo y sobre todo comenzar a buscar mecanismos efectivos de combate a la delincuencia en México, incluyendo el “diálogo, porque, en su caso, se trata de decisiones unilaterales de Estados Unidos”.

Hernández subrayó que es un buen momento para el llamado a la unidad nacional y a defender la soberanía con contundencia.

Las autoridades mexicanas, añadió, deben crear una agenda de seguridad nacional no enfocada a lo internacional.

En este aspecto, Nelson advirtió de una vulnerabilidad que tiene el gobierno mexicano frente a Estados Unidos: la negociación del T-MEC. “Sus manos están atadas. No pueden antagonizar mucho con Trump y el poder está, en estos momentos, en las manos de Trump”, indicó.

Bernardo Méndez, ministro en retiro del Servicio Exterior Mexicano, coincidió. “Dados los antecedentes de las presiones del presidente Trump sobre migración y T-MEC” y que el mandatario estadounidense busca reelegirse en las presidenciales del año próximo, “no será tarea sencilla negociar”, manifestó.

Raúl Benítez Manaut, catedrático de la UNAM, llamó a la cautela, considerando que la amenaza de Trump no tiene aún efectos legales.

“Es necesario tomar en cuenta que todavía falta pasar por procesos legislativos. Aunque sí puede la Casa Blanca sacar una iniciativa”, dijo.