Protección. Lo que una familia da al individuo, a saber: identidad, protección y valores, se le niega a demasiados niños.
Aunque es un derecho de los niños vivir en familia, quienes están en proceso de adopción son rechazados por no ser recién nacidos o bebés de meses
Lo importante es que estemos preparados y que sepamos que es derecho del niño a tener la familia y no como papás de tener un hijo”.
Ricardo Ortiz, comerciante.

En el marco del Día Mundial de la Adopción y del Día de los Huérfanos, organizaciones llaman a la sociedad a concientizar sobre sus preferencias por adoptar a bebés, al destacar que los infantes en general y hasta los menores de 18 años de edad, tiene un derecho a tener familia.

A decir de Daniela Montes Valdez, presidenta de “Nacidos del Corazón”, Coahuila es uno de los estados con mayor demanda en cuestión de adopción, sin embargo, los procesos son largos debido a que los interesados en adoptar a infantes se enfocan en encontrar recién nacidos o bebés de meses y un año de edad.

Señaló que hay circunstancias por las que las familias buscan adoptar un bebé, la primera de ellas es que desean tener la experiencia de criarlo desde pequeño, la segunda, por el temor a que el niño sepa de su origen (una adopción), y finalmente porque no querer lidiar con las circunstancias que tienen los niños que están en una institución por la cual fueron retirados de sus familias.

Aclaró que en realidad del 100 por ciento de la cantidad de bebés que hay en instituciones del Estado, solo el .5 por ciento está en posición de ser adoptado, y es que no están liberados, lo que hace que los niños más susceptibles a la adopción sean de entre 5 y 13 años de edad.

“No es tardada la adopción, sino que haya liberados a los niños de las familias. El DIF lleva un proceso en busca de reintegrar al menor a su familia de origen, que es el principal objetivo. Hay familias que luego de que les retiran el niño en seis meses pueden cambiar sus hábitos y forma de vivir para reintegrar al niño, otros son entregados a la familia extendida -tíos, abuelos, primos de los padres- y de lo contrario, se inicia el juicio de la pérdida de la patria potestad hacia la familia, lo cual tarda entre dos años”, explica.

Es decir, si el pequeño retirado del seno familiar tiene un año aproximadamente, podría ser que a los cuatro años de edad quede liberado para adopción, pero las familias ya no buscan niños de avanzada edad, sino de cero meses a un año y medio o dos, de preferencia.

“Entonces el niño queda descartado de la edad de las familias que están buscando adoptar”, lamenta.

Montes Valdez destacó la importancia de la concientización en el marco de estas fechas importantes, destacando que los niños requieren de una familia y por ello si las familias están interesadas en la adopción no deben de importarles su edad.

“Lo importante es que estemos preparados y que sepamos que es derecho del niño a tener la familia y no como papás de tener un hijo”.

Este día, se trabaja por darles voz a todos aquellos pequeños que no la tienen, pues muchas veces los interesados no están conscientes de la realidad que hay en las instituciones y lo que hay dentro de ellas.

Explicó que el eje central y por lo que todas las organizaciones de este rubro están trabajando es por los niños en esta situación.

“El apoyo a las familias es primordial porque a fin de cuentas haremos actores principales, al igual que el niño en su educación, formación y tenemos que estar preparados y capacitados, pero debemos de hacer mucha conciencia sobre que no importa la edad que tengan merecen una familia y estamos en búsqueda de ellas y de las mejores, para que el niño pueda integrarse y tenga una excelente calidad de vida”, finalizó.

Por tercer año consecutivo Coahuila lidera en el tema de adopciones, el 40 por ciento de los solicitantes son personas habitantes de otras entidades, e incluso de otro país.

Existen dos tipos de adopciones para foráneos, una de ellas es la extranjera —cuando extranjeros viven en territorio nacional— o la adopción internacional -cuando garantizan el derecho fuera del territorio-.

La Pronnif y DIF Coahuila mantienen una red de trabajo con estados como San Luis Potosí, Nuevo León, Ciudad de México, Chihuahua, Tamaulipas, Quintana Roo y países como Estados Unidos.

Hasta el año 2018, se realizaron 153 adopciones culminadas satisfactoriamente en la Pronnif, pero en los últimos años han sido 820 procesos concluidos.

Las estadísticas indican que el número de adopción en 2018 dejaron un saldo de 153 procesos culminados satisfactoriamente en la Pronnif.

El objetivo de la Procuraduría no es meramente el tema de adopciones, sino garantizar que un mayor número de niños y niñas regresen o se reintegren a su núcleo primario y con una familia extensa o de apoyo.

Hasta los primeros meses de 2019 se dio a conocer a VANGUARDIA que la Pronnif tiene 328 niños institucionalizados por medida de protección, el 50 por ciento de ellos están liberados jurídicamente —son adolescentes— el resto está en proceso por determinar su situación jurídica, un 10 por ciento llegar a juicio de perdida de patria potestad.