Foto: Pixabay
Varios médicos le diagnosticaron histiocitosis de células de Langerhans; tuvo que someterse a biopsias y múltiples estudios; una doctora le reveló la insólita verdad

CIUDAD DE MÉXICO. Un mal diagnóstico puede provocar serias consecuencias, desde tratamiento inadecuado que deriva en nuevas enfermedades hasta lamuerte.

Esto lo sabe bien James Salas, residente de Montrose, Colorado (Estados Unidos), quien asegura estuvo recibiendo quimioterapias y analgésicos durante cinco años para tratar un 'raro cáncer' que jamás padeció.

De acuerdo con información de NBC, Salaz era aquejado por un dolor debajo de la axila que lo obligó a visitar un hospital, donde le fue descubierta una anomalía dentro del pulmón izquierdo.

Tras unos análisis y una biopsia, su médico de cabecera, Choon-Kee Lee, le aseguró que se trataba de una histiocitosis de células de Langerhans, una enfermedad que provoca la proliferación anormal de estas células, derivadas de la médula ósea, en diferentes tejidos del cuerpo.

Dijeron que yo era el único en Colorado que tenía [la enfermedad]", aseguró Salaz, quien visitó a médicos de otros centros de salud del estado que le confirmaron el diagnóstico.  

Pese a someterse a un tratamiento inmediato y después de años de  intensas quimioterapia, fuertes analgésicos y biopsias de pulmón, las anomalías y los síntomas continuaron afectándolo.

En el 2017, luego de que Lee fuera despedido del hospital donde Salaz era tratado, acudió a un nuevo profesional que, para su sorpresa, le aseguró que nunca tuvo cáncer.  

Tengo una condición llamada 'vasculitis' [inflamación de los vasos sanguíneos] y ella [la doctora] me dijo: 'Si lo hubiéramos tratado hace cinco años, estaría bien", comentó Salaz.

Las anomalías en su pulmón eran en realidad venas inflamadas, pero debido a la falta de tratamiento adecuado, la dolencia había progresado a una forma conocida como 'granulomatosis con poliangitis'.  

A causa de las repetidas quimioterapias a las que se sometió, el hombre sufre además pancreatitis, una enfermedad con la que tendrá que vivir y por la que ha tenido que ser hospitalizado dos veces.

Ahora que debe abordar su nuevo diagnóstico requiere de un reumatólogo, pero en la región donde reside hay carencia de estos especialistas. Tendrá que esperar entre seis y ocho meses por una consulta, aunque confiesa que "tiene miedo de ir a los médicos" después de la pesadilla que ha vivido.