Foto Ilustrativa: Cuartoscuro
La coordinadora estatal de la Fundación Luz y Esperanza, A. C., solicitó a las mujeres que son agredidas que denuncien a quienes las atacan, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, para que se aplique todo el rigor de la Ley a los delincuentes.

Siete de cada 10 mujeres en Coahuila son violentadas en sus derechos humanos, física, psicológica y sexualmente por sus esposos, pareja o los propios familiares, por lo que urge que las autoridades estatales fortalezcan las leyes para que se proteja a las damas y se sancione penalmente a los agresores, consideró  María del Carmen Leal Alamilla. 

La coordinadora estatal de la Fundación Luz y Esperanza, A. C., solicitó a las mujeres que son agredidas que denuncien a quienes las atacan, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, para que se aplique todo el rigor de la Ley a los delincuentes.

“Además, porque las autoridades judiciales deben tomar en cuenta que la agresión a las mujeres está tipificado como un delito que se persigue de oficio, porque lamentablemente aún hay cinco tipos de violencia contra las mujeres: La física, psicológica, económica, patrimonial y sexual”, dijo. 

Leal Alamilla agregó que la agresión a las mujeres es un problema no solo de quien lo sufre, sino también de la sociedad en general, quien tiene que respaldar a las damas en sus demandas de que se respeten sus derechos humanos y no se les agreda, expresó.

Dijo que la Fundación Luz y Eseranza, A.C., auxilia a las mujeres cuyos derechos fueron violentados en el apoyo legal para los procesos que ellas quieren iniciar, “estamos hablando de divorcio, pensión alimenticia, guarda y custodia, todo este tipo de acciones que se generan por la violencia”.

“Realmente en cifras estamos hablando de que Coahuila 7 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia, y de éstas realmente es poco el porcentaje, un 3 por ciento, que solicita auxilio”, lamentó.

“El detalle es que todavía la sociedad considera que la violencia es un tema de familia y que se quedó en la casa, por lo que nuestra obligación es concientizar a la sociedad de que la violencia en contra de las mujeres es un delito, y como tal debe evitarse”, demandó.