Disponibles. Quien desee deshacerse de aparatos que se conecten a la electricidad o requieran de baterías, pueden hacerlo en los centros de atención. Foto: Archivo
Con el Recolectrón se ha lograda una recolección que esperan aumentar a 240
El cambio climático es hoy lo que más nos preocupa a quienes nos dedicamos a esto”.
Eglantina Canales, titular de la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila

Saltillo.- A la fecha, el programa “Recolectrón” acumula alrededor de 190 toneladas de aparatos eléctricos que la ciudadanía ya no usa. De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente, el objetivo del programa estima que para antes de terminar la actual administración estatal, se llegue a la cifra de 240 toneladas.

Eglantina Canales, titular de la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila (Sema), indicó que se mantiene abierta la invitación para toda la ciudadanía que desee deshacerse de aparatos que se conecten a la electricidad o requieran de baterías. Recordó que el programa es para artículos de uso doméstico o de oficina.

“El Recolectrón va muy bien, nosotros nos pusimos una meta de 240 toneladas en la administración y ahorita estamos cerca de las 190. Todos los días acumulamos más material, no por tener campañas sino por los puntos fijos que están funcionando con regularidad. Recordarle a la gente que son solo aparatos de uso doméstico o de oficina, a los industriales se les da otra clase de disposición”, comentó.

CON FIN AMBIENTAL

Agregó que dicho programa abona al combate del calentamiento global, al que definió como uno de los principales problemas que afrontan tanto las autoridades gubernamentales como organismos que se dedican al medio ambiente.

“El cambio climático es hoy lo que más nos preocupa a quienes nos dedicamos a esto. Tenemos que tener mayores regulaciones, ver el tema de los hidrocarburos y es algo que tenemos que resolver y hablar abiertamente de él, muchas veces con acciones individuales, de nosotros mismos”, declaró.

Concluyó diciendo que en Coahuila se buscará seguir combatiendo el problema con la regulación de la producción de energía en base al sol o al viento, así como otras tecnologías
limpias.

“El cambio climático es hoy lo que más nos preocupa a quienes nos dedicamos a esto. Tenemos que tener mayores regulaciones, ver el tema de los hidrocarburos y es algo que tenemos que resolver y hablar abiertamente de él, muchas veces con acciones individuales, de nosotros mismos”, declaró.