Foto: Archivo
Exhorta a aplicar medidas de higiene para evitar la pediculosis, infestación producida por los piojos.

El especialista en epidemiología del Hospital General de Zona Número 1 del IMSS, Antonio Omar González Del Bosque, explicó que el piojo es un insecto que vive entre los cabellos, mide de dos a seis milímetros de longitud, es de color grisáceo y no tiene alas, por lo que hace varias recomendaciones para evitar la aparición de estos. 

Exhorta a aplicar medidas de higiene para evitar la pediculosis, infestación producida por los piojos, cuyo síntoma principal es el picor del cuero cabelludo por la irritación de la saliva que depositan en la herida y puede ser tan intensa que, al rascarse, se produzcan rasguños en la piel e infecciones bacterianas.

VIVEN DE LA SANGRE
Su alimento es la sangre que chupa de la cabeza y se reproduce rápidamente, cada hembra pone de cien a 300 huevos llamados liendres. 

A la infesta de piojos se le llama pediculosis y el contagio ocurre cuando una persona no infectada establece contacto con una parasitada o con alguno de sus utensilios, como peine, cepillo, vestimenta o almohada. 

La manera más eficaz de prevenirla es a través de la higiene, para lo cual es necesario revisar la cabeza de los niños, sobre todo detrás de la nuca y el flequillo, lavarles diario el cabello y peinarlos.

El médico reitera que lo mejor es la prevención y para ello es necesario tener una higiene adecuada y acudir a la escuela o a los lugares concurridos con el cabello recogido.