Archivo
El golpe de calor se presenta cuando el organismo, enfermo o no, alcanza temperaturas de 39 a 41 grados

CDMX.-  Piel enrojecida, caliente y seca, pulso rápido y fuerte, dolor de cabeza, mareo, náuseas, confusión mental, pérdida del conocimiento y convulsiones son síntomas propios del golpe de calor.

José Luis Galicia Cruz, pediatra del Hospital General Regional “Doctor Carlos Mc Gregor Sánchez Navarro”, señaló que los adultos mayores y los niños son más propensos a sufrirlo, ya que al no tener capacidad para sudar tampoco eliminan la temperatura excesiva del cuerpo. La función principal de la sudoración, subrayó, es regular la temperatura del organismo.

El experto detalló que el golpe de calor se presenta cuando el organismo, enfermo o no, alcanza temperaturas de 39 a 41 grados, provocando que las personas expuestas no puedan controlar el calor normal de su cuerpo y pierdan la capacidad de sudar.

RECOMENDACIONES
Recomendó a la población tomar medidas de prevención, tales como utilizar sombrero o gorra, ropa de algodón de colores claros y de preferencia con manga larga; tomar líquidos en abundancia, particularmente agua simple, y no permanecer por tiempos prolongados en lugares cerrados, con poca ventilación ni en aglomeraciones.

Asimismo, sugirió que en caso de realizar actividades físicas se lleven a cabo hasta las 9:00 horas y después de las 16:00 horas, e ingerir suficientes líquidos, además de  cuidar  a los menores de edad y a las personas de la tercera edad. 

LA CAUSA
> Un golpe de calor se presenta cuando el organismo, enfermo o no, alcanza temperaturas de 39 a 41 grados, provocando que las personas expuestas no puedan controlar el calor normal de su cuerpo y pierdan la capacidad de sudar.