Migrantes. El tema de las mujeres que migran es uno de los que le interesa seguir a través de su lente. Fotos: Vanguardia/Omar Saucedo
La fotoperiodista cofundadora de La Jornada recibirá una beca para desarrollar un proyecto fotográfico como parte de este homenaje

Por más de 20 años la fotógrafa capitalina Frida Hartz ha apuntado su lente a aquellas escenas en las que la mujer es —o debe ser— la protagonista, con imágenes que denuncian la desigualdad de género y destacan los esfuerzos y valores que la sociedad suele pasar por alto de ellas.

Egresada como docente de Artes Plásticas en el Instituto Nacional de Bellas Artes y cofundadora del periódico La Jornada en 1984 —del cual se convirtió en el 88 en su primera jefa de fotografía—, su labor fue reconocida el pasado miércoles 14 de noviembre por la Secretaría de Cultura del Estado en el marco de Foto Coahuila 2018.

El evento fue también parte de la clausura de este festival, en el cual se llevaron a cabo exposiciones, conferencias, revisiones de portafolio y el Programa de Fotografía Contemporánea, todo con la intención de enriquecer la cultura visual y artística de los coahuilenses.

Hartz destacó la importancia que ha tenido en su carrera el desarrollo de nuevas tecnologías fotográficas, las cuales hacen muchísimo más sencilla la captura de momentos, aspecto de especial importancia para su vocación, aunque aceptó que con ello se presentan algunos contras, como fomentar la cultura de inmediatez.

También aseguró que aunque valora la labor de sus colegas inmersos en investigaciones y casos donde ponen en riesgo su vida, no es su prioridad llegar a tanto para retratar aquello que persigue.

Como parte del mismo reconocimiento que otorga la SC dentro de Foto Coahuila, Hartz contará con una beca para desarrollar un proyecto fotográfico, el cual presentará resultados en la próxima edición del festival, al igual que lo hizo Vida Yovanovich en la anterior entrega y cuyo producto es la muestra “Largo Olvido”, actualmente expuesta en la Galería Urbana del Ateneo Fuente.

En seguimiento a sus preocupaciones, la fotógrafa —quien hace cerca de una década dejó de ejercer el fotoperiodismo— decidió abordar la situación de las mujeres migrantes en Coahuila, como una inquietud que tenía desde hace tiempo y que ahora se presenta aún más notable ante la presencia de la Caravana Migrante de hondureños.

“Yo siento que si bien Coahuila no es uno de los puntos donde más se migra hacia Estados Unidos, tiene dos zonas de frontera, Piedras Negras y Ciudad Acuña y van a tener esa problemática, social, política y económica”, comentó.

“Mi interés no es los migrantes en general, es justamente con una visión de género”, explicó, “voy a tocar diferentes aspectos. No es nomás la parte de ir a los puntos donde se migra, también la propia migración que hay dentro y la movilidad en el estado, en el aspecto agrícola, industrial”.

“¿Dónde se emplean los migrantes? ¿De qué manera viven? Hay hasta un problema de trata, hay cosas fuertes. Tampoco no voy a buscar esta parte tan profundo, porque sé que al momento en que yo tome una imagen recibiré un balazo”.

Lamentó que la situación en el país no permita a los periodistas denunciar con libertad estas problemáticas y dijo que espera algún se resuelva la violencia que se está viviendo.