Sus historias de misterio se vendieron por millones y por ello fue llamada la gran dama de la novela negra.
Este año se cumple el centenario del nacimiento de la escritora Phyllis Dorothy James White, reconocida como una de las grandes de la novela negra

REINO UNIDO.- Durante años, P.D. James se labró a golpe de palabra un título que hoy, 100 años después de su nacimiento y seis tras su muerte, sigue ostentando: el de reina del crimen y el misterio. El de la gran  dama de la novela negra.

Las historias a las que dio vida se vendieron por millones, llenaron estanterías y fueron adaptadas al cine y a la televisión. Entre sus obras más conocidas están “Children of men”, llevada a la gran pantalla bajo la dirección de Alfonso Cuarón; “Death comes to Pemberley” o  “The murder Room”.

DE VOCACIÓN, LAS LETRAS

P.D. James, siglas que comprimían su nombre, Phyllis Dorothy James White, nació el tres de agosto de 1920, en Oxford, la ciudad inglesa mundialmente conocida por su universidad, en la que murió a los 94 años, en 2014.

Su padre era funcionario de la Agencia Tributaria del país y el matrimonio, según la BBC, no fue precisamente feliz. Su madre fue ingresada en un hospital psiquiátrico cuando James apenas había entrado en la adolescencia y a los 14 años tuvo que hacerse cargo de la casa y de sus hermanos.

La escritora acudió a la escuela Cambridge Girl’s High School, pero no pudo continuar con sus estudios e ingresar en la universidad por la situación económica de la familia.

Para poder ayudar en casa, James dejó la escuela a los 16 años y pronto se empleó en una oficina de impuestos. Más tarde ejerció como asistente del director de escena en el Cambridge Festival Theatre.

Desde sus días de colegiala, James ambicionaba convertirse en una escritora profesional. Su vocación estaba entre historias, papel y pluma. La escritora contó a The Paris Review que creía que nació sabiendo que sería escritora. “Desde temprana edad le contaba historias imaginativas a mis hermanos y hermanas menores. Vivía en el mundo de la imaginación e hice algo que otros escritores me dijeron que hicieron cuando eran niños: me describí internamente en tercera persona”, dijo.

 Con 21 años contrajo matrimonio con un estudiante de medicina que, algún tiempo después, se enroló en el cuerpo médico de la Armada británica. Fue enviado al extranjero y, cuando regresó, le diagnosticaron esquizofrenia.

En aquel entonces, y por segunda vez en su corta vida, James tuvo que ver cómo un miembro de su familia era ingresado en una institución para enfermos mentales. De nuevo tuvo que echarse a la familia sobre sus hombros y sacar a sus dos hijas adelante, esta vez en solitario.

A pesar de que el impulso de la autora que llevaba dentro seguía intacto, los acontecimientos la alejaban de la posibilidad de escribir a tiempo completo.

Entre 1949 y 1968 fue administradora del Servicio Nacional de Salud y ese mismo año se incorporó como funcionaria al Ministerio del Interior, donde estuvo hasta 1979, y trabajó para el departamento de Policía.

EL TIEMPO PARA ESCRIBIR

“Me di cuenta de que nunca sería un momento conveniente para comenzar esa primera novela”, dijo en 1997 a un periodista según recoge la BBC.

“Si no encontraba tiempo, no encontraba la motivación, habría sido una escritora fallida y eso sería absolutamente terrible”. Así, tras llevar un tiempo compaginando su trabajo oficial con las palabras, en 1962 publicó su primer libro, “Cover her face”.

En esa primera novela, James presentó a su protagonista estrella: el inspector, y poeta, de Scotland Yard, Adam Dalgliesh.

Este personaje protagonizó otros títulos como “A mind to murder”, “Unnatural causes”, “Shroud for Nightingale”, “The black tower” y “A taste for death”, entre otros, hasta “The private patiente”, en 2008.

Sus trabajos en el departamento de Policía y el Servicio Nacional de Salud le sirvieron de inspiración.

También dio vida a una detective mujer, Cordelia Gray, y la convirtió en una de las primeras detectives privadas de la ficción moderna.

EL DATO

Su obra “Children of men”, de 1992,  fue llevada al cine bajo la dirección del mexicano  Alfonso Cuarón y con un reparto que incluía a Clive Owen, Julianne More, Clare–Hope Ashitey y Michael Cane, entre otros. La cinta fue nominada al Óscar en 2006.

La escritora acudió a la escuela Cambridge Girl’s High School, pero no pudo continuar con sus estudios e ingresar en la universidad por la situación económica de la familia. Para poder ayudar en casa, James dejó la escuela a los 16 años .

El inspector, y poeta, de Scotland Yard, Adam Dalgliesh, fue el personaje central de muchas de sus novelas, entre las que se incluyen: “A mind to murder”, “Unnatural causes” y “Shroud for Nightingale”.