Foto: OMAR SAUCEDO
David Noel Ramírez, con base en el respeto y la responsabilidad, busca crear conciencia para que ciudadanos participen y cambien la sociedad
Saltillo no es una suma de kilómetros cuadrados, es donde viven ustedes, donde viven sus hijos, es donde están sus raíces por eso no hay que claudicar, ¡Basta de Indiferencia!”.
David Noel Ramírez, Rector Emérito.


Ayer, David Noel Ramírez Padilla, rector Emérito del Tecnológico de Monterrey, invitó a reflexionar y a dejar la indiferencia de lado, durante la presentación de su libro “Basta de Indiferencia”, frente a un auditorio lleno.

 Con más de 50 años de trayectoria entregados a la institución y con un gran historial en el País por su labor, el también contador, escritor y asesor de empresas, invitó a miembros de la sociedad coahuilense a que actúen por un beneficio en común que involucre a ciudadanos.

Fue en el auditorio del Tec de Monterrey campus Saltillo, donde Ramírez Padilla dio a conocer su  más reciente obra de 214 páginas y en donde dijo que ser ciudadano es participar en lo público.

“Dediquemos tiempo a los problemas de la ciudad, Saltillo no es una suma de kilómetros cuadrados, es donde viven ustedes, donde viven sus hijos, es donde están sus raíces por eso no hay que claudicar, hay que lograr que nos vaya bien a todos ¡Basta de Indiferencia!”, dijo mientras gran parte del auditorio sostenía el libro de la editorial McGraw-Hill.

Comparte su decálogo

Durante los 90 minutos que duró la presentación de libro, el Rector Emérito compartió su decálogo para que México se convierta en una potencia a nivel mundial y recordó que no sólo ha sido él quien lo subraya sino empresarios a nivel mundial.

 El decálogo incluye el respeto a la dignidad de la persona, desarrollo y reconocimiento para los profesores y empleados, iniciativas de abajo hacia arriba, fortalecimiento de los valores y la ética. 
Congruencia, actitud de servicio. Disfrutar lo que se hace sin olvidar resultado, la sencillez y la austeridad con una política de puertas abiertas, entre otras cosas. 

Dijo que con el respeto y la responsabilidad como valores que sustentan a la sociedad, se combate la indiferencia, desde vivir en Estado de Derecho, fomentar un emprendimiento social a través de un modelo económico que alcance para todos, hasta vivir una participación ciudadana.

“Necesitamos oxigenar a los partidos políticos para fortalecer la democracia, la democracia se va fortalecer si los partidos se oxigenan y dan cabida a muchos jóvenes, la solución no son los independientes” , manifestó.

Te puede interesar


Así lo dijo:

El catedrático aplicó parte de su decálogo... 

1.- Hacer valer el Estado de Derecho y cumplir las reglas
2.- Que haya crecimiento económico estable y sostenible.
3.- Participar activamente en lo público, no solo generando empleos, los bienes universales son para la comunidad. 
Fomentar la participación activamente en la ciudadanía. El populismo no es la salvación de este País. 
4.- Oxigenar los partidos para fortalecer la democracia. La solución no son los independientes, urge reinventar los partidos.
5.- Caminar hacia una cultura de la meritocracia. La exclusión jamás favorece a la sociedad.
6.- Debe haber liderazgo por autoridad no por poder. 
Sobre las reformas estructurales preguntó donde están 12 reformas que no han concluido y que ojalá lleguen a buen término.
7.- Que los jóvenes tengan pensamiento crítico, que sepan trabajar en equipo, que sepan comunicarse oral y por escrito y que sepan idiomas, que tengan hambre intelectual.
Que aprendan por cuenta propia, que sepan tomar decisiones, orientados a resultados, que sean innovadores, tengan liderazgo y visión global. 
También aseguró que en México no se lee. 
8.- Mencionó que hay que tener empresas innovadoras, atraer el mejor talento y retenerlo, enfocarse en los clientes no en los jefes, también tener liderazgo de costos.
9.- Aseguró que impera el beneficio personal y no por el bien común. 
10.- Recordó la frase de Martin Luther King: “A mi no me desgasta el grito de los corruptos sino el silencio de los ciudadanos”. 
Y dijo que los lugares más oscuros del infierno, están destinados para los seres humanos que permanecen indiferentes ante los retos de la sociedad.

 

Decálogo contra la indiferencia:


1. Trabajar por el estado de derecho en México.
2. Una economía mejor distribuida, no polarizar las clases sociales.
3. Fomentar participación ciudadana.
4. Oxigenar partidos políticos para fortalecer democracia; la solución no son los independientes, partidos deben dar oportunidad a jóvenes talentos.
5. Fortalecer cultura de meritocracia, sobre cultura del privilegio.
6. Debe imperar el liderazgo por autoridad, no por poder.
7. Llevar a cabo las reformas en México.
8. Empresas innovadoras y que retengan el talento e impulsen a crecer.
9. Dar competencias personales (no solo interdisciplinarias) a los niños preparándolos para el futuro.
10. Trabajar por el bien común, no ser individualistas.

 

 

Ilustración: Mario Palomera