El legislador de Morena informó que retirar este pago de derechos por el uso del agua impactaría con 585 millones de pesos a la Ley de Ingresos del 2020 y adelantó que ya verán cómo se subsana este faltante

CDMX.- Tras dialogar con grandes productores del campo, el diputado federal de Morena, Carlos Javier Lamarque Cano, quien propuso que los campesinos del país paguen, a partir del 1 de enero, derechos por el uso del agua, se echó para atrás y pidió al Senado retirar la iniciativa.

Lamarque Cano aceptó que el pasado jueves no tenía toda la información y por eso hizo la propuesta, que al final fue aprobada en el dictamen de la Ley Federal de Derechos que avaló la Comisión de Hacienda y el pleno de San Lázaro.

El legislador de Morena informó que retirar este pago de derechos por el uso del agua impactaría con 585 millones de pesos a la Ley de Ingresos del 2020 y adelantó que ya verán cómo se subsana este faltante.

“No es un nuevo impuesto. Sería la eliminación gradual a 10 años de una exención de pago de derecho por el uso de agua concesionada... sería a partir de los excedentes que se generen después del consumo de 216 mil metros cúbicos trimestrales o 865 mil anuales por metro cubico excedido.

“Esa cantidad alcanza para sembrar sin ningún cargo 86 hectáreas de trigo. Lo cual dejaría exentos a los medianos y pequeños productores. Como la eliminación sería gradual durante 10 años, el pago por hectárea regada con agua excedida en 2020 sería de 350 pesos”, explicó.

Dijo que su propuesta está bien sustentada, “salvo en una precisión. Los títulos de concesión de agua no solo amparan a personas físicas sino también morales. De modo que un módulo de riego suministra el consumo a varios productores. Esto conlleva que el volumen de agua exenta de pago no sea suficiente para el riego de los integrantes de un módulo y por lo tanto el consumo excedente si tenga costo”.